Cállate, lista

Quienes me conocen saben que la crisis de los 30 me abrazó con fuerza al cumplir los 25. Me cogió tanto cariño que aún sigo rodeada por sus brazos, como un mono a un árbol. Este amor incondicional tiene como consecuencia directa una sala de espera llena de dudas existenciales que aguardan pacientemente su solución. Todo esto me ha convertido en un ser obseso por las listas de “cosas que hacer antes de …” o “lo que debe hacerse una vez en la vida”, lo cual es una táctica idónea si buscáis aumentar vuestro nivel de estrés y ansiedad. Sí, es una gilipollez como una casa, lo sé. También lo son los horóscopos, esos que nos han casado y encontrado trabajo sin saberlo, y bien que los leemos aunque sólo sea por curiosidad.

Esa obsesión absurda hacia las listas de cosas que nunca llegaré a hacer, ha visto satisfecha su lujuria al encontrarme en la web de la revista Glamour España una publicación titulada “las 100 experiencias vitales que debes probar”. Os dejo las que más me han llamado la atención:

  1. Recorre California en furgoneta. Ni Escocia, México o Albacete…no, California. Y nada de hacerlo en coche, moto o autobús…no, FUR-GO-NE-TA. De no seguir las instrucciones a rajatabla, di adiós a la realización personal.
  2. Ten un hijo. La autora aclara que no te fuerza a ello-GRACIAS- pero que si lo tienes pendiente…date vidilla porque el tiempo pasa y tu arroz también.Así que…¡un, dos, un, dos!
  3. Alquila un palacio. Lo normal.
  4. Ordeña una vaca. De lo más normal que hay en la lista, eso es verdad. Pero una cosita, lo de ilustrar el texto con una foto de  David Beckham sin camiseta y con los morros manchados de leche…¿Cómo hay que tomarse eso, eh?  Anda que si llega a ser al revés….
  5. Haz vudú a tu jefe. Pero en plan suave. No te pases. Eso, no te pases. Prohibido clavar agujas en los ojos, genitales y órganos vitales. Recuerda que es en plan suave, si no… haz que parezca un accidente.
  6.  Enrólate en la tripulación de un velero. Ahí, ahí. Todo coherencia.
  7. Dale una colleja a un guardia del Buckingham Palace. Sí, HAZLO. Así te lo encuentres al acabar su turno y te la devuelva, por lista.
  8. Pierde un avión. Experiencia necesaria donde las haya, vaya.
  9. Organiza una cita a ciegas. Hasta aquí todo correcto. Lo bueno viene ahora: Pero con dosis extra de aventura. En Nueva York, por ejemplo. Todos sabemos que lo de ir a una cafetería en el centro de tu ciudad ya no se lleva. Así que ya sabes, busca una agencia de contactos que trabaje por Manhattan y te organice una cita. Si no sabes  inglés, aprende, y compra dos billetes de avión a Nueva York (recuerda que uno es para que pierdas el vuelo, así matas dos experiencias de un tiro). Luego, cuando ya estés de vuelta en tu casa, llama al psicólogo porque nena, tienes un problema grave.

Hay bastantes más experiencias dignas de mención pero casi prefiero que las leáis vosotros. Está claro que no hace falta ser demasiado lista para escribir listas, porque la muchacha que escribió el centenar de experiencias vitales- que no divertidas, interesantes o alocadas, no, VITALES, esenciales para vivir, vaya.- se ha lucido. Eso sí, me he reído mucho leyendo sus ocurrencias.

Yo os dejo el enlace por aquí y ya  me diréis vuestra opinión.

http://www.glamour.es/placeres/escapadas/articulos/las-100-experiencias-que-deberias-probar-al-menos-una-vez-en-la-vida/18370

Sed buenos.

Danae

Anuncios

10 comentarios en “Cállate, lista

  1. Queridos nun taw y Foebius, hay tantas experiencias que se deberían vivir de verdad que tal vez la lista sería demasiado grande. Centrémonos en unas pocas, las más importantes para nosotros y vayamos a por ellas.
    ¡¡Saludos!!

  2. Tengo pendiente ordeñar una vaca, no puedo morir sin hacerlo…o una cabra si no tengo una vaca a mano, no tenia ni una de esas en mi lista, pero las incluyo ya mismo.

  3. Me meo! Me ha encantado Danae, creo que ahora no viviré tranquila hasta que cumpla por lo menos 3 de esas cosas.

    • Hola Camila, las metas son ese pequeño impulso que nos hace levantarnos de la cama con energía. Otra cosa es que sólo vivamos por y para ellas, obsesionándonos con ellas. Aún así me apunto tu regla vital, porque es algo que a veces olvidamos.
      ¡¡Un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s