¿Es que nadie piensa en los sueños?

Después de tanto guiri balconiano y de tanto intelecto ebrio, la pregunta que da título al post me pilla desprevenida sin saber muy bien qué es lo que mi mente me quiere decir.

Si acudo al sabelotodo Google y le digo que me hable acerca de los sueños, me ofrece un discurso sobre la interpretación de los sueños. Si busco qué son los sueños me habla de psicología. Pero si acudo a mi mente y rebusco entre mi memoria, me encuentro con un Calderón de la Barca que afirmaba que La vida es sueño y que los sueños, sueños son. Bonito e inspirador ¿Verdad? Esto lo dijo un señor que después de pasárselo teta entre las ídem de muchas, decidió meterse a cura -no sé si por pobre o para pagar por los pecados con los que tanto disfrutó- y eso, sinceramente, no me inspira demasiado. No sé si vivió mucho y soñó poco. Si soñó mucho y vivió más, o si murió en el celibato porque dejó de soñar. Quién sabe.

Si ahondo un poco más, me encuentro con Sigmund Freud afirmando que todos esos deseos, emociones y recuerdos que reprimimos, duermen en nuestro inconsciente hasta que nos vamos a la cama. Es en ese preciso momento, cuando se espabilan y nos tocan las narices a través de los sueños. Para Segismundo, éstos no son más que formas de cumplimiento de deseo (sexual). Es decir, como no podemos coger el caramelito, soñamos de todas las maneras posibles que lo tenemos. Bien, esto tampoco me es de gran ayuda porque, a pesar de estar de acuerdo en parte con su teoría, ya conocemos todos la obsesión que tenía Freud por el sexo, causada –a mi parecer- precisamente por la ausencia de vida sexual. Algo normal, con seis hijos casi mejor cerrar el grifo. Tampoco me convence.

Pero si buceo más profundo, me encuentro con todos esos sueños infantiles imposibles, adolescentes –absurdos y hormonales- y adultos, que me han desvelado y reconfortado a partes iguales. Me encuentro con bonitos sueños que me entretienen de madrugada o con pesadillas surrealistas (aún recuerdo aquella noche en la que un ejército de nécoras me quería devorar y tuvo que aparecer Will Smith para salvarme…¡qué mal lo pasé! pero ¡Oh, Will!). Pero también ha habido ocasiones en las que  me he levantado de la cama sin recordar nada o, por el contrario, en las que he sido incapaz de olvidar. Y, aunque bonito, no me sirve demasiado para contestar a si alguien piensa en los sueños o no.

Si finalmente pasamos de todo esto, si dejamos de lado lo inconsciente, lo que escondemos debajo de la alfombra de nuestra mente ¿qué nos queda? Los otros sueños. Esos que fabricamos sin darnos cuenta y buscamos alcanzar a toda costa. Esos que son enteramente NUESTROS, de nadie más. Esos que nos llevan a estar despiertos de madrugada, como lo estoy yo ahora, para lograr alcanzarlos. Esos que sólo pensar en lograrlos, nos recuerda que “sarna con gusto no pica” y hace que nos esforcemos más. Supongo que aquí reside la respuesta. Sí, hay alguien que piensa en los sueños: nosotros mismos.

Sabiendo que muchos ya estáis durmiendo y que otros estaréis a puntito de hacerlo, sólo puedo deciros que soñéis sin miedo, porque como decía Jarabe de palo para los sueños no hay secretos.

Sed buenos.

Danae

Anuncios

3 comentarios en “¿Es que nadie piensa en los sueños?

  1. “sólo puedo deciros que soñéis sin miedo”.
    Que no es poco. Porque hay doctrinas por ahí, ya sean religiosas, pseudo psicológicas, esotéricas, etc. que condenan el sueño o los sueños del mismo modo que condenan lo carnal, lo físico o el placer. El sueño, ya sea el sueño nocturno y reparador o el “soñar despierto”, según estas doctrinas, es propio de seres inferiores e ignorantes. Algo así como un yonki del opio. Sin embargo, el sueño, en cualquiera de sus formas y siempre y cuando no nos impida llevar una vida normal (como todo), es decir, trabajar, estudiar, relacionarnos, etc. es algo completamente normal. Es decir, soñar no está nada mal, siempre y cuando no dejes de hacer otras cosas por soñar. Incluso soñar puede inspirarnos a la hora de hacer cosas. Y eso es bueno.

    En cuanto al psicoanálisis y derivados, bueno, hoy en día ya nadie lo considera ciencia, excepto los magufos que viven del cuento.

    • Querido Agustín, demos gracias a que los sueños sólo pueden ser nuestros y nadie nos los puede robar, por mucho que se metan con ellos.
      En cuanto a la existencia del psicoanálisis y derivados, creo que está bien que exista, si no para creer en ellos, sí para creer que por ellos surgen nuevas ideas o perspectivas de ver las cosas. Si todo fuera estático, todos creyéramos lo mismo de la misma forma…¡Qué aburrimiento!
      Como siempre, gracias por comentar
      ¡¡Saludos!!

  2. No recuerdo bien quien dijo una vez:

    “Los sueños son respuestas a preguntas que no sabemos realizar”

    Dulces sueños…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s