Niños, superhéroes y tabletas de chocolate

Ahora que empieza el cole parece que me he vuelto algo nostálgica y he recordado lo mucho que les gustaba los superhéroes a mis amiguitos de la infancia.Personalmente no he sido mucho de superhéroes, me parecía algo imposible. Prefería ver algo más realista como The Goonies o La princesa prometida…así era yo, una niña con los pies en el suelo. Tampoco es que leyera muchos cómics, me quedaba con los tebeos (sigo sin saber si son lo mismo, pero me parece que su nombre suena menos friki) y es que yo era más de Zipi y Zape. Pero salvo excepciones como yo, la mayoría jugaba a ser uno de ellos (superhéroes, no Zipi y Zape).

Pero pasan los años y los superhombres, al igual que los niños, crecen y evolucionan. Antes eran entrañables, ahora son follables. Ley de Hollywood. Y todo esto lo digo porque leyendo un artículo en ICON*, sale una foto del actor que interpretaba a Superman en una serie de los años 50. Luego he visto el de ahora y lo he vuelto a ver, por si acaso…por si acaso y punto. He aquí el antes y el despuéssuperman

Como podéis intuir el de la izquierda es el Superman de los años 50. Lo habéis adivinado porque la foto está en blanco y negro ¿a qué si? Más majo él, con esa cara de simpático…si es que me dan unas ganas de cogerle de los mofletes… Bien, aquí un tío normal, acorde a la época, sin más.

A la derecha, el actual: tan apretado que da claustrofobia, con (mucho) gimnasio encima, ojos azules y tirando a feo (cara de indignación). Un tío ¿normal? ¿Acorde con la época? Pues o yo me he equivocado de década y sigo viendo cuerpos más de los años 50 o él es un caso excepcional, porque algo falla. De lo que no pienso decir nada es de los detalles del traje que apuntan a…bueno…lo que viene siendo su…cosita de hacer pipí.  Pero lo que realmente me cabrea es… ¿vosotros creéis que este tío- el no mofletudo- puede interpretar a Clark Kent? ¿A vosotros se os acerca un tío así y lo tomáis como el pringadete de la empresa? Claro que sí, ¿Por qué no? Todos hemos tenido compañeros en la universidad cuya tableta de chocolate parecía fabricada por el mismísimo Willy Wonka. CLARO QUE SI. Perdonad, lo he escrito sin pensar. Se me había olvidado que cuando no es Superhombre, se pone sus gafas de pasta que le afean que da asco. Se vuelve tan feo que le tiraría mi café, recién sacado de la máquina, por encima (cara de indignación, de nuevo).

Pero no sólo de Superman se alimentan las fantasías de medio mundo, también tenemos a Batman. En los años 70 nos encontramos con un Batman con las cejas pintadas en la máscara, lycra, tejidos brillantes y cinturón que realza su figura. Todo un ejemplo de masculinidad, oiga. Sabéis que me refiero al de la izquierda ¿Verdad?

batmanA la derecha tenemos a un Christian Bale (lo siento, me gusta más que Ben Affleck) con su armadura reforzada y su máscara de cara de pocos amigos. Éste se lo curra más que el moreno de capa roja y, por lo menos, se pone una máscara. Además aunque parezca que es el traje… también está mazado, con tableta de chocolate incluida, no vaya a ser que nos dé un bajón de azúcar.

 

La realidad es que veo todo esto y me da la risa. Con la de quejas que las princesas Disney han recibido porque ofrecen a las niñas una realidad distorsionada ,y resulta que los héroes tienen que tener los pectorales del tamaño de mi cabeza porque si no, son menos héroes ¿Cómo va la cosa? Aquí o nos metemos con todo o con nada, porque me parece que aún no nos hemos dado cuenta que todo lo que rodea a los niños supone una realidad diferente a la real, si supieran la verdad desde el principio, se quedarían debajo de la cama. Es cierto que ciertas películas van dirigidos a un público más adulto, como puede ser el caso de Batman, pero no nos engañemos…los niños también las ven; al igual que los adultos seguimos viendo La Bella y la Bestia porque es preciosísima y punto. Todo el mundo ve todo, y nada es lo que parece.

Pero bueno, quejas aparte, dejemos que los niños tengan a sus ídolos ficticios, porque para eso son niños. Los mayores los dejamos atrás para convertirlos en fantasías, igualmente ficticias, pero muy válidas. Ya verán ellos mismos que no todo es lo que parece, por ahora dejémosles ponerse al día en el cole.

Sed buenos.

Danae

*http://elpais.com/elpais/2014/09/03/icon/1409738092_823121.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s