mens sana in corpore limpio*

Me pasaron ayer un artículo de El Pais titulado 14 errores frecuentes que cometemos en la ducha. Al principio pensé que el texto trataría sobre el ahorro de agua, ya que casi al principio puede leerse: El 42 % de la población se ducha a diario y durante más de 10 minutos. Las mujeres son las que más agua gastan: el 13 % permanece en la ducha más de 20 minutos de manera habitual, frente al 3 % de hombres que superan ese tiempo. El dispendio de agua se ve, sin embargo, compensado por los que se duchan menos de tres veces por semana (1 de cada 4 españoles). – GRACIAS, guarros del mundo. Es un gustazo saber que podemos pasarnos  cinco minutos más bajo el chorro de la ducha, porque debéis pensar un “bah, ya me ducho mañana. Si total ,yo no sudo”. No, a 30 grados nadie suda. Además de cochino, tonto.-

Sin embargo,  el artículo se refiere a los errores “higiénicos” que afectan a nuestra piel, y me lo ofrecen a modo de lista. Ya sabéis lo que me gustan las listas y también que, al verlo, he aplaudido con las orejas. Sin más demora, vamos a ello:

  1. Subir la temperatura del agua. Esto, al parecer, reseca nuestra piel. Hombre, muy bueno no es, pero por lógica: si alguien sale de la ducha en pleno invierno sudando y con ronchones en la piel, es que se ha pasado. La próxima vez intenta que el agua no llegue a hervir.  Mejor que esté templada, si tal luego usas el secador a modo de calefactor.
  2. Abusar del jabón. Dice la doctora que es mejor buscar fórmulas “sin”, los llamados syndets,que respetan la capa hidrolipídica que recubre la piel.   No tengo ni idea de lo que me estás hablando, pero como me encuentre con esos geles “con” que mancillan a mi capa hidrolipídica, se van a enterar.
  3. Ducharse varias veces al día. Ay amigo, eso es malísimo para la piel. Así que si estás dentro de los abusones de ducha, tienes dos opciones: un manguerazo rápido, o no ducharse hasta el día siguiente. Esto último no recomendable si no vives solo.
  4. Despistar al pH de la piel.  Aquí nos recomiendan no usar el jabón Lagarto. A ver, yo ni siquiera sabía que pudiera usarse para el cuerpo, pero viendo que en el envoltorio sale una mano sujetando una camiseta, no me da ninguna seguridad embadurnarme con eso. Que si además resulta que su pH no compensa el grado de acidez del agua, pues ya me convencen del todo.
  5. Utilizar productos excesivamente perfumados. Ya sabéis si queréis estar bien limpitos sin que se os caiga la piel, nada de perfumarse.
  6. No aclararse bien. El jabón, no las ideas.
  7. Depilarse bajo el agua. En resumen, si te duchas no te depiles con cuchilla, que te irritas. Tu piel también, pero tú más que eres la que aguantas el escozor.
  8. La sobredosificación de champú y crema suavizante. No te pases con ninguno,porque no te aporta el brillo y la suavidad que buscas y  vas a acabar pagándolo con Eva Longoria que se pasea por la tele con su pelo maravilloso, mientras tú lo tienes como una lija.
  9. Un flojo aclarado. El experto dice: El pelo tiene que chirriar al escurrirse. Si os tocáis el pelo , tiene que sonar: ñiiiiiiiii. Habéis pillado el tono ¿no? Pelo suave, caca; pelo ñiiiiiii, perfecto.
  10. Asfixiar el cuero cabelludo. A ver, esto no se refiere a que lo estranguléis, porque sería algo muy complicado, sino a que no hay que ponerse un pegote de champú y luego repartirlo. Al parecer eso ahoga al pobre cuero.  Hay que aplicarse el producto en la mano y ponerlo por todo el cabello. Así, todos los pelos están contentos y ninguno se queda sin su ración.
  11. Olvidar la toalla.Queridos depravados, esto es que no nos secamos adecuadamente, no es que vayamos en “bolingas” por casa.
  12. Ignorar las uñas. La experta dice que el cepillo de uñas debe ser un complemento obligatorio en la bañera y nos aconseja aplicar el gel de ducha en él y frotar bien, tanto en pies como en manos. Ya sabéis, cepillo-patito a mano.
  13. Dar la espalda a la espalda. Dice la leyenda que uno murió desnucado por intentar enjabonarse la espalda. No sé si será cierto, pero antes de acabar como él…buscad a alguien que os frote la espalda.
  14. Y por último, ¿esponja si? ¿esponja no?Pues como dice el médico de familia al que preguntaron, allá cada uno y sus circunstancias. Ese ha querido imitar a Ortega y Gasset y tan pancho se ha quedado con la frase.

Hasta aquí queridos niños, el post educativo de hoy. ¿Qué hemos aprendido? Que no hay que hacer bullying  en la ducha: no hay que abusar del agua, ni del jabón, ni del champú, ni despistar al pH. ¡Ah! También debemos  limpiarnos bien las uñitas y aclararnos requetebién para después secarnos correctamente el cuerpecito. Recordad que hay que hacer todo esto en unos 10 minutos, pero sin olvidar enjabonar la espalda… creo que comienzo a entender a los que se duchan menos de tres veces por semana. Decidieron que era mejor oler mal antes que sufrir estrés.

Sed buenos.

Danae.

*A todos los estudiosos y hablantes del latín, PERDÓN. Al igual que mi pelo, el latín me chirría un poco. Así que he optado por el castellano. Si alguno sabe cómo se dice realmente limpio en latín ¡qué me lo diga! Mil gracias.

Anuncios

Un comentario en “mens sana in corpore limpio*

  1. A partir de ahora veré de manera diferente meterme debajo del chorro de la ducha…. bufff, pero cuantas cosas tendré que recordar para la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s