Lo que dan de sí unos tacones

Resulta que ayer  “vi” (aún me faltan 40 minutos para terminarlo) un documental de La Noche Temática acerca de los tacones. Se habla de conceptos como “feminismo”,“poder”, sexualidad” o “feminidad”-todo ello en un contexto de lujo y superficialidad aptos para muy pocos-, que bien podría usarlos para redactar varias, y muy variadas, entradas. Sin embargo, me quedo con la idea global: la atracción que sentimos  las mujeres por los zapatos. En especial, por los de tacón. Cuanto más altos, su atractivo parece aumentar porque, de una u otra manera muchas tenemos en la cabeza a las protagonistas de la serie Sexo en Nueva York tacones en pie y culos en las sillas de los mejores restaurantes; a las actrices de la década de los 50, o todas esas que se pasean finas y seguras, cual compresa con alas, por la alfombra roja de los Oscar. Reconozcámoslo,nos gusta pensar en unos tacones que nos haga contonear las caderas y nos estilice y nos haga sentir sexy, pero nosotras no somos ninguna de ellas. Básicamente, porque  no todas saben andar sobre zapatos de más de seis centímetros -y todos sabemos a qué me refiero-, y porque correr detrás del autobús con tacones, ir a todos lados al galope (con tacones) o andar (con tacones) por suelos de adoquines a velocidad de gacela…no solo no es práctico, sino que las probabilidades de que nos quedemos sin dientes son muy altas. Y eso, si que NO es sexy.

VEMOS ALGO, LO IDEALIZAMOS Y LO QUEREMOS. Y de eso precisamente voy a hablar: de cómo lo que  vemos nos deja ciegos ante una realidad cruel. Porque  la realidad es como un patio de colegio lleno de niños populares: dura, cruel y sin escrúpulos. Los populares siempre ganan, y TU no lo eres.  Como siempre me han dicho que para explicar las cosas es mejor poner ejemplos que apoyen la teoría, aquí os dejo cuatro:

  • Recetas de cocina. Decididos e ilusionados vamos a la cocina a preparar esa receta de ESE maldito blog que tiene tantísimos seguidores. Preparamos los ingredientes, los utensilios propios de un cocinillas motivado, nos ponemos a la faena… y la realidad nos abre los ojos. ¿Tan ilusos somos que nos pensamos que ESA receta nos iba a salir igual que una persona experta en cocina? Y en ese momento nos deprimimos. Nos sentimos estúpidos e inútiles porque no entendemos CÓMO esa delicatessen “que hasta un niño puede hacer”, no sólo no se asemeja a la foto del blog, sino que parece vomitada por nuestro perro. Y nos quedamos solos, tristes, acompañados de una vomitona canina y asegurándonos por lo bajín que la próxima vez que volvamos a intentarlo, pediremos prestado a ESE niño cocinero para que cocine para nosotros.
  • Organizarse: Ríos de lágrimas corren por mis mejillas al oír esto, no sé si de pena o de risa. Aquí entran en escena esos sabelotodo -que mataría con un reloj de arena-, que afirman que priorizando tareas e invirtiendo el tiempo adecuado a cada una de ellas, da tiempo a todo. La ÚNICA razón por la que a TI te da tiempo y a mí no, es que tus días tienen más horas que los míos. Fin.  Y que no me cuenten milongas, que si Superman no podía con todo, ellos tampoco.
  • Combinar ropa estampada es fácil:  Si, esto va más para chicas y chicos que les guste la moda (yo es que no conozco a ninguno, pero me han dicho que existen): “Mezcla estampados. ¿Quién dice que rayas y cuadros no pueden mezclarse?” Pues lo digo yo. Porque TU estarás muy mona, pero yo parezco el Payaso de Micolor.
  • DIY o el puñetero Hazlo Tu Mismo. Vale, si, siempre he sido una manitas de cerdo. Siempre se me llenaban las manos de pegamento mientras el trozo de papel que debía pegar seguía ahí intacto, mirándome burlón. Pero no, no me digas que has hecho un taburete con los restos de una estantería y lo has forrado con la tela de un abrigo antiguo, sólo con la ayuda de un martillo, clavos y unas tijeras, porque ESO solo podría hacerlo McGyver. Y tu no te pareces nada a él.

No, no he escrito esto para deprimir. Más bien lo contrario. Esa delicatessen de pinta asquerosa seguro que está buenísima, esa (des)organización es más que probable que te facilite el quedar con tus amigos para poder desahogarte de la mierda de día que estás teniendo. El DIY te ha servido para pedirle ayuda a tu madre que cose mucho mejor que cualquier bloguera (aunque nunca lo admitas delante de ella) y te ha permitido pasar más tiempo con ella  y ser el payaso de Micolor… pues algo bueno tendrá porque estuvo muchos años en la Televisión, así que…

¿Conclusión de todo esto? que se me da muy bien enlazar temas ¿a qué si? Y que hagáis lo que os dé la gana y que siempre hay algo bueno que sacar de todo y si no…para eso estoy yo.

Sed buenos

Danae.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s