Ignorar los mismos consejos ¿tradición navideña?

Sí, otra vez estoy con la Navidad porque ¡Ay queridos niños! como ya os comenté en el anterior post (y por si no os habéis dado cuenta)  se acerca peligrosamente. ¿Nerviosos? ¿Ya estáis con comidas de empresas, pruebas de menú o atiborrándoos de turrón porque sí? No os preocupéis, las revistas tienen la solución para superar esta etapa tan conflictiva, y yo también estoy aquí para serviros sus consejos en bandeja (RISA MALVADA).

A estas alturas, las revistas (masculinas, femeninas y viceversa) nos ofrecen sus mejores consejos para sobrevivir a ciertas situaciones que al parecer, todos vivimos (con cierta ansiedad) anualmente y…continuará de la misma manera, porque somos así. Pero, precisamente porque somos así, necesitamos una ayudita para pasar el trago:

Consejos para mantener la línea durante las fiestas. Esto es lo mismo de todos los años, de hecho yo sospecho que hacen un copia, pega y colorea leáis la revista que leáis, lo único que cambia es la foto que acompaña al artículo dándole ese toque de distinción tan necesario. Estos consejos son similares tanto para hombres como para mujeres, y básicamente es el “¡Deja de comer, qué vas a reventar!” de toda la vida. La diferencia reside en que los hombres no tienen lorzas como las mujeres, sino curva de la felicidad. Nosotras no tenemos felicidad, así que nos conformamos con ese flotador consecuencia de no dejar el turrón y el champán a tiempo -misma consecuencia que sufren los hombres, sólo que a nosotras nos hace tremendamente infelices-. Es así ¿no?

Consejos para acertar con el regalo. Como ya no tenemos sólo Reyes Magos, sino también Papá Noel y amigo invisible, la gente anda como loca gastando sin saber si han acertado en la compra. Esto no es nuevo y de ahí que se compren colonias y calcetines, para qué complicarse.  Sin embargo, siempre hay algún valiente que no quiere comprar lo de siempre y se rebana los sesos y busca y busca por todas partes hasta recordar que una vez comentaste algo de una cajita de madera que te encantó. Así que ahí va él y compra esa caja de madera del año 1890 en un anticuario tan caro, lo entrega con amor e ilusión y… sólo recibe esa sonrisa falsa de Oh qué bonito, que en realidad quiere decir ¿Y qué hago yo con esto? Y claro, el regalador se deprime y al año siguiente vuelve a comprar calcetines porque “siempre se necesitan”.  Pero ¡no os preocupéis! porque este problema de primer mundo ya no lo vivimos en silencio. Ahora nos comprenden y las revistas nos ofrecen pautas para no tener que recurrir a los regalos útiles y cutres de siempre.  Según Smoda*…

  • Pide por esa boquita. Eso no mola, quita toda la gracia.
  • Regalos idénticos para todos. Eso sí que quiero verlo.  ¡Bicicletas con ruedines para todos!
  • Dale al coco y empatiza. Eso pensó el de la cajita y mirad como acabó: deseando haber comprado calcetines.
  • Mejor uno que dos. Un calcetín, nada del par al completo.
  • Sé práctico. En Navidad lo mejor es que regales turrón, sabes que va a gustar y se  va a comer. ¿A los niños? La caja de juguete sin juguete con la que sabes que va a jugar.
  • El dinero le gusta a todo el mundo. Noooo fastidies. Si, es cierto, pero pfff no mola mucho ¿no? ¿o si?
  •  No regales nada. Sí, hazle eso al niño que se despierta a las 6 de la mañana impaciente para ver qué le han dejado los Reyes debajo del árbol. NADA niño, no te han dejado nada.

Tras estos consejos, nos encontramos con esos que quieren ayudarnos a superar una comida/cena de empresa, porque… cómo las tememos ¿eh? Y digo yo, ¿no es una buena señal tenerla porque eso significa que tenemos trabajo y que tal y como están las cosas, esa cena es como ese par de calcetines? ¿Feos pero necesarios? Para apoyar este parrafillo me he ido a las revistas Icon y Esquire** que básicamente dicen lo mismo: no te emborraches, viste bien y no hagas el gilipollas. Actos que en el resto de eventos del año puedes hacer sin remordimientos ¿no? Anda que…

Y claro, como no podía faltar en estas fechas…¡Cómo nos vestimos para todas esas cenas, desparrames y reuniones familiares! Un grito histérico resuena en la sala, nos volvemos locos pensando qué ponernos, para al final recurrir a lo de siempre: ellos pantalones y camisa/jersey, y ellas el vestido negro de siempre.

No nos engañemos, los consejos son los de siempre, por mucho que añadan “según estudios recientes…” y nosotros seguimos con la tradición de pasárnoslos por el forro, porque es Navidad y es lo que siempre hacemos. Y así sin más, deseando que engordéis como cerdos, bebáis como cosacos y gastéis como ricos que no sois…¡dejaos de bobadas y pasadlo bien!

Sed buenos.

Danae

http://smoda.elpais.com/articulos/consejos-para-acertar-haciendo-regalos/5691 

**http://esquire.es/actualizacion/3587/como-comportarse-en-la-cena-de-empresa-de-navidad

   http://elpais.com/elpais/2014/11/21/icon/1416571097_142596.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s