Guapa, delgada y photosopeada

Último domingo del año (¿a qué es la primera vez que oís esta frase en todo el día?) y ya con el final asomando por el horizonte, vengo a hablar de algo nada nuevo pero que seguirá en el candelero durante mucho tiempo y que también servirá para desintoxicarnos un poquito de tanto langostino y regalo: los retoques fotográficos. Puede que por ser el último 28 de diciembre del año haya decidido alargar el post hasta límites insospechados, o por lo menos más de lo que os tengo acostumbrados. No es por fastidiar, ni para soltar un ¡INOCENTEEEEE!, más bien porque me parece un tema interesante y no me apetece hacerlo en dos tandas. Todo seguido, sin vaselina pero con toques de humor para amenizar la función.

El tema no es nuevo, más bien tan antiguo como… ¿el Photoshop? Aunque ya antes hacían de las suyas, hasta que el programa no intervino en el asunto, la polémica sobre la realidad distorsionada de las imágenes no estuvo servida, porque como suele pasar… todo uso tiene su abuso; y por eso estamos aquí: para sacar a relucir -de nuevo- la estupidez humana. Y si lleva tanto tiempo… ¿Por qué hablo ahora sobre el tema? Porque en Instagram hace más o menos un mes, se creó una cuenta en la que “cazan” los retoquillos de famosas y blogueras de moda. Aunque ya antes hubo quién señalaba con el dedo esas liposucciones reversibles y esas caras luminosas en noches sin luna, no existía ninguna cuenta de este tipo en la red social. La protagonista de la cuenta http://instagram.com/wephotoshoppedwhat/  es sobre todo la mujer, no sé si se debe a la presión por estar perfecta o a que a todas les ha dado por aprender el programa usándose como conejillos de indias, pero hombres no sale ni uno. En ella se muestran las chapuzas que hacen muchas con el Photoshop, además de dejar patente la cantidad de tiempo libre que deben de tener los papás de la cuenta -porque eso no es trabajo de 2 minutos- y del que gozan las que se dedican a adelgazar sus cuerpos. Y esta cuenta que parece un apoyo a muchas famosas que sacan las uñas contra el programita, hartas de no reconocerse en las fotos, también  saca a relucir lo mucho que se recurre a él, y así a lo tonto volvemos a movernos entre extremos e incoherencias.

Sinceramente no entiendo lo de colgar fotos de uno mismo en las redes sociales previamente retocadas. Si no te gusta tu cuerpo… ¿Por qué lo enseñas? Porque si TU misma estás modificando algo que es tuyo y que mejor o peor, deberías defenderlo ¿no estás sino exponiendo tus propios complejos de forma pública? Ojito con eso de publicar imágenes retocadas, porque lo único que estarás anunciando a bombo y platillo es la baja autoestima que tienes al adelgazarte dos tallas a base de clicks.

Llama la atención que los hombres no sucumban a esos auto-retoques “instagrameros”, no sé si porque a  pesar de haber buscado no he encontrado nada, porque no se retocan o porque los errores de las mujeres siempre producen más morbo que las de ellos. A las mujeres siempre se nos ha dicho que para estar bella hay que sufrir, y como a veces no tenemos ganas pues nos photoshopeamos, porque no todas queremos/podemos hacer ejercicio todos los días y comer alimentos sanos y ecológicos. A los hombres, por el contrario, se les ha metido siempre en la cabeza que si se sufre, mejor en silencio y que si les duele, Hemoal. ¿Es entonces el uso del Photoshop un signo de debilidad? ¿La tristeza, la baja autoestima o la distorsión de uno mismo se mide ahora por lo mucho que nos retoquemos en las fotos?

Estamos llegando a un punto en el que, Photoshop o no Photoshop ya no es la cuestión,  la cuestión es por qué nos autophotoseamos para incluirnos en unos cánones en los que no encajamos por el motivo que sea y que, por otro lado, NO pasa nada por no hacerlo… nuestras madres y amigos nos van a querer igual ¿Por qué nosotras no?

it's time for the intermission!

Después de este pequeño descanso, vuelvo con una segunda parte dedicada a esos retoques realizados por terceros. A nosotros los mortales no suele pasarnos, pero a todos aquellos que ven estampados sus cuerpos en anuncios, revistas y demás publicaciones, observan cómo lo que ven en esas imágenes no corresponden con lo que observan en su espejo. Añaden, eliminan, agrandan, empequeñecen, nadie sale bien parado o, mejor dicho,  irrealmente bien parado. Si continúan por ese camino, empezarán las denuncias por publicidad engañosa. Si vamos al supermercado y nos encontramos con Madonna –cosa que puede suceder, no entiendo por qué os reís-, no la vamos a reconocer. Y no lo vamos a hacer porque no está tan sexy, estirada y tonificada como nos la presentaron en tal anuncio. Siendo esto así, ¿no podríamos denunciar a esa publicación porque por culpa de esos retoques hemos perdido la oportunidad de pedirle un autógrafo a esa señora que estaba comprando jamón y que resultaba ser Madonna? ¿Eh? ¿No estaríamos en nuestro derecho? Claro que siguiendo esta línea, podríamos denunciar los retoques que los estudios hacen a la voz de la misma y de tantos otros, gracias a los cuales sus voces no suenan como un gato maullando mientras sierra una trompeta. Pero ¿por qué nos escandaliza más el retoque de los culos que el de la voz o el de las vidas de nuestros ídolos que no son como se empeñan en mostrarnos? ¿Morbo? ¿no querer ver que no todos los cantantes se merecen ese título o que las divas también tienen celulitis? ¿Es entonces un vulgar mecanismo de defensa para no ver caer un mito?

Aquí volvemos a lo mismo ¿Y los hombres? ¿Se les muestra tal y como son? Este es el momento en el que yo rompo a llorar de la risa.  Pues no almas de cántaro, ellos también pasan por el borrayestira del programa, porque aunque no sea una experta en belleza,  a no ser que todos ellos sean como Cher, a las personas nos salen arruguitas cuando sonreímos, aquí y en cualquier revista. Entonces, ¿por qué en el sector masculino lo que parece pero no es, no tiene tanta importancia? Si miráis cualquier cartel de cine, podéis observar que un actor no se parece tanto a su muñeco de cera como bien nos intentan hacer creer. Sin embargo, o ellos pasan mucho del tema (y el resto también) o a ellas no les pasamos ni una, y de ahí que tengan que ponerse farrucas.

La conclusión de todo esto es la de siempre: somos todos idiotas y complicamos la vida más de lo necesario por puro aburrimiento. Y así, es como termino el año queridos niños, metiéndome con el abuso del Photoshop para ¿embellecer a las mujeres? Como sigamos así tendremos que cambiar la letra de Mecano de maquíllate, maquíllate por retócate, retócate. ¡Ah! y que conste que las preguntas que he planteado a lo largo de la entrada son para contestarlas así que si hay algún alma caritativa que arroje algo de luz sobre todo esto, se lo agradecería.

Sed buenos.

Danae

Anuncios

2 comentarios en “Guapa, delgada y photosopeada

  1. Photoshop… puede que sea la palabra que mas se asocia al… engaño, fraude a lo que en imagen se refiere en los últimos tiempos… pero esto no es nuevo, quizás si sea lo más conocido pero desde que se hacen uso de las imágenes, anteriormente en los cuadros, se han escondido, obviado detalles que no convenían a los retratado ( recordemos lo que han tardado en pintor Antonio Lopez el cuadro de la casa real española (20 años y mil retoques) Probablemente Photoshop sea el pincel digital del siglo por el que caminamos pero cuando las fotografías se revelavan químicamente también se “retocaban los negativos”
    En otros tiempos los cánones de belleza eran otros, vease la maja desnuda de Goya…
    Pero el uso del Photoshop para el retoque del cuerpo femenino/masculino es minúsculo para las posiblidades que tiene… Photoshop permite modificar imágenes digitalizadas, especialmente fotografías. También se utiliza para crear y editar imágenes (por ejemplo, logotipos) y gráficos. La forma, la luz, el color y el fondo son algunos de los aspectos que esta herramienta permite editar.
    🙂

    • Está claro que ni los retoques son algo nuevo ni que todos los retoques son negativos o exagerados, como siempre todo en su justa medida está bien, lo malo es pasarse…
      ¡Gracias por tu comentario! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s