¡Reforma! ¡Más reforma!

Reconozco que ando bastante perdida con tanta ley y tanta reforma, puede que porque muchas se queden en aguas de borrajas,  porque del dicho al hecho uno no sabe a qué atenerse (como las reformas de casa, vamos), o porque lo que un gobierno implanta tardará en borrarse lo que tarde el siguiente en acomodarse; sea como fuere, el caso es que acabo más perdida que encontrada. Mi despiste puede deberse también a que la legislación es como un culebrón, o lo sigues desde el principio o te pierdes y eso es lo que me pasa a mí (casi siempre). La cuestión de la que aún no he hablado no es otra que esa que “se dice, se comenta” que va a haber otra reforma educativa.  Ahora resulta que después de tanto Bolonia y tanta manifestación boloniesa, se pretende reducir los años de las carreras a  tres años y los de los másteres aumentarlos a dos, que esos son más caros y hay que sacar dinero a los estudiantes (y sus papás) sin que naaaadie se de cuenta ¿ verdad? Y claro a pesar de andar perdida, no he podido resistirme a meter las manos en el asunto.

Hace tiempo que intento mantenerme al margen de profundizar en este tipo de reformas. Llamadlo cobardía, que quiero ser feliz (ya sabéis lo que dicen de la ignorancia…), pereza o la más absoluta de las ignorancias, ahí no me meto. Pero esto llevo haciéndolo desde que supe que todo era una auténtica mierda. Si, así de profunda fue mi reflexión. Filósofa que era una a los 16 años.

Cada uno verá las reformas según crea conveniente, yo creo que lo de reducir la carrera a tres años…me parece tan excesivo como absurdo. Porque ya me diréis qué van a enseñar en tres años, sin entrar en el pequeño detalle que no es lo mismo una carrera que otra. Tres años dan para compactar mucho, y buscar la enseñanza rápida y sin vaselina, así que por ejemplo en la carrera de medicina que tan importante es  y que tanto contenido tiene, no quedará otra que dejar la labor de enseñar en manos de grandes profesionales que consigan que la materia sea clara, directa y comprensible para los alumnos….algo así:

https://www.youtube.com/watch?v=cxqxGc1zdLg

Pues bien, si TODAS las carreras pasaran a durar tres años y los másteres dos, está claro que va a haber más repetidores e indecisos en los segundos que en los primeros, porque si ya es complicado elegir una carrera, una especialización ni os cuento. Pero bueno que me ido por los cerros de Úbeda. Decía que me mantenía al margen de todo esto porque me parecía una mierda. ¿Por qué? Pues porque si a alguien le sirve de algo mi humilde opinión de ignorante, diré que muy poco importa los años que dure una carrera, educación obligatoria o lo que sea, porque bien deberíamos saber a estas alturas que lo importante no es el cuánto sino el cómo. Yo, que siempre fui anti-exámenes porque nunca me quedaba con lo que estudiaba a pesar de sacar sietes, yo que aprendía más con esos profesores que contaban historias en vez de dictarlas, aquellos que buscaban la participación del alumno antes que pasar la lección, me di cuenta de que la calidad escaseaba tanto como las ganas de los propios docentes de enseñar y de los alumnos de escuchar. Y así, siendo consciente de que muy pocos merecían la pena (alumnos y profesores) y de que la materia estaba escrita para afianzar la tontería, es como empecé mi a la mierda con todos.

Ahora se pretende reducir el número de años de las carreras, sabiendo que la calidad está por los suelos y que sólo sabemos de su existencia porque nos tropezamos con ella. Lo que yo me pregunto es para qué lo hacen (no vale responder “por dinero” que esa nos la sabemos todos), porque se va a aprender lo mismo en 3, 5 o 10 años si la calidad es tan mala como la de las hamburguesas de los puestos ambulantes…y si no, mirad la ESO, cuatro años y todos tontos. Y que nadie se ofenda, que yo también la cursé muy a mi pesar, pensando extrañada porqué 3º era más complicado que 4º, y porqué en 1º  se daba lo mismo que en 6º de Primaria y en 2º lo que teníamos que haber aprendido en el año anterior. Y así estamos, todos tontos sin saber nada de cultura general, porque como mi yo casi adulta afirmó con rotundidad: todo esto es una mierda y aquí todos estudiamos para sacar el examen y no por aprender. Y nos quejamos y reforman, y nos reforman a nosotros que tenemos que pasar por el aro porque sin ESO no hay carrera  y sin carrera no hay máster y sin máster ¿no hay trabajo? Y me sale una risa bien sonora para que me oigáis.

Las reformas, que no son en sí la raíz del problema,  sólo rizan el rizo de un entramado ya de por sí complicado como es el de la educación, y que lo único que deja entrever es que no interesa  formar sino educar en serie y si se saca tajada, mejor que mejor. Pero lo que más me inquieta de todo esto es… los que terminen la carrera de tres años ¿Cómo se llamarán? ¿licenciados, graduados, diplomados, pringados?  Mientras se inventan un nombre, por si acaso, voy a ver de nuevo “Erase una vez la vida” a ver si con un poco de suerte, además de aspirante a escritora me convierto en una doctora reputada a pesar de mi aprensión a las agujas.

Y sí, ya sé que realmente no he dicho nada, pero ¡qué se puede decir cuando no hay nada nuevo qué contar! ¿Verdad?

Sed buenos.

Danae.

Anuncios

Un comentario en “¡Reforma! ¡Más reforma!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s