Cupido ¿cosa de hombres?

Una voz desconocida que resuena en todas partes sin saber su procedencia que te incita a comprar, ese color rojo que pintan los escaparates y yo…yo comienzo a reírme por lo bajín hasta derivar en risa histérica, el pelo alborotado y balanceándome en un rincón oscuro de mi habitación. Sí, niños, San Valentín está aquí.  No soy muy amiga de ese día ¿especial? Pero si me metí con Navidad ¡cómo no lo iba a hacer con un día que se celebra con Cupidos en pañales, corazoncitos y bombones y flores y más bombones y más flores y cenas románticas! Es el Día de los Enamorados y casi seguro que el favorito de las personas a dieta y alérgicas a las flores.

No soy muy de arruinar las creencias/celebraciones de cada uno – o por lo menos intento no hacerlo-, porque cada cual cree y celebra lo que su fe y su bolsillo le permite. Que el día de San Valentín no fuera más que una estratagema de la Iglesia del Siglo V para eliminar una fiesta pagana que homenajeaba a la mamá loba de Rómulo y Remo y al Patrón de los pastores (eso dicen, yo es que aún no había nacido, así que no lo sé) que trae por la calle de la amargura a más de uno, no implica que no haya gente que le guste y deteste.

Pero ¡ay niños! Como todo en esta vida, el día de los enamorados tiene sus cosas buenas, además de ver comedias románticas absurdas porque la fecha lo justifica o darte un capricho porque como no tienes pareja…y es observar a la gente, sobre todo -y siento si suena sexista- a ellos. Sí, ellos, porque son en quienes recae la mayor presión. Esos chicos que cada 14 de febrero pasean entre avergonzados y cabreados con un ramo de rosas en la mano (o una flor en su defecto, si andan escasos de fondos). TU, YO, NOSOTROS, le miramos cómo agarra tenso ese delicado ramo, NOSOTROS le miramos pensando, uno que ya ha comprado el regalo.O por joder más ese ooooh que mono que tanto os molesta a los chicos. Otros, sin embargo pensarán ¡Mierda, es San Valentín!, antes de lanzarse a la floristería/bombonería más cercana. Nosotros le miramos, él nos mira con cara de odio como amenazando… No me miréis que os arreo y nosotros le seguimos con la mirada y él que sabe que no puede hacer nada, ni siquiera mandarnos a la mierda ni arrearnos, porque ha tenido el tierno gesto de comprarle flores a su pareja y sabe que cualquier gesto violento se vería empañado por la delicadeza del gesto o por las pocas ganas de ganarse bronca con su pareja. ¿Qué lleva a la gente a regalar en este día? ¿El amor? ¿El miedo al enfado de su media naranjasi van de vacío? Toda una incógnita.

Pero los hay que no pueden comprar flores y se decantan por el romanticismo más puro y gratuito: el POEMA . Claro que escribirlo, sea del tipo que sea, es complicado y lograr que el verso emocione está al alcance de muy pocos. Y como está al alcance de muy pocos, pero muy muchos tienen pocos recursos para poder comprar cositas monas a sus churris, pues ocurre que se lanzan a la rima fácil y nos encontramos lindezas como estas:

Quisiera que me besaras hasta dejarme sin aliento, tocar el cielo juntos y quedarme sin conocimiento.

 Anoche cuando me desperté mis ojos se humedecieron y entonces comprendí lo mucho ¡que te quiero!

Y podría estar pegándoos todas las frases que he encontrado en la Super Pop porque me alegran la noche, pero no vamos a abusar…la idea la habéis cogido ¿no? Si no sabéis escribir, no lo hagáis, de verdad. Es mucho mejor cualquier otra cosa, porque ese poema se lo quedará ella y se lo enseñará a sus amigos y TU perderás la dignidad.

Yo sé que regalar es muy difícil y más si uno tiene el dinero justo y no quiere gastarlo en un osito abrazando un corazón que al apretar dice con voz de pito Te quieeeero, pero si se tiene menos de quince años NADA de RIMAS. Si de verdad queréis regalar algo, el siempre nada original ramo de flores es muy bonito, adecuado y socorrido, pero asumid que os van a mirar y que por mucho que miréis mal no se os va a tomar en serio.

Si aún queréis regalar, acudid a las revistas, masculinas y femeninas, da igual. Ahí os darán ideas, absurdas, como regalar un ramo de flores de pizza, regalo ideal según GQ (Por favor, foto de su cara al recibirlo).

ramo pizza
Fuente: Revista GQ

O si os parece un regalo con altas probabilidades de que acabe estampada en vuestra cara, podéis optar por el que propone Glamour, una preciosa vela de 52 €.

vela perfumada
Fuente: Glamour

Tiempo aún tenéis chicos. Sí, este post es para vosotros, porque mucho día de los enamorados, muchas cosas con forma de corazón, pero las que recibimos los regalos somos nosotras o, por lo menos, yo no veo en ninguna revista nada que me demuestre lo contrario. Que luego hablamos de sexismo ¿eh? Yo optaría por cambiar las tornas: regalar a nuestro “gordi” esa pizzas con forma de ramo de rosas. A él le gustaría y con una copa de vino y a la luz de la vela aromática de 52 €…más romántico, imposible.

Sed buenos.

Danae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s