… y una mano que te lleve

Miras por la ventana y ves un sol radiante y piensas “No puedo estar triste”. La lluvia se asocia con  la melancolía y la nostalgia. El sol con la alegría. No hay más que hablar.

Como ya sabéis y os he comentado en más de una ocasión, existen momentos en los que uno se levanta por inercia, sin pizca de ganas de sonreír al vecino cuyo perro se mea en el portal.  Sin embargo, no queda otra que salir y hacer como si nada, porque quedarse en pijama sólo es aceptable en domingo y eso si no se tiene comida familiar. Y no queda otra porque el mundo no se detiene por nadie y menos por ti…y si no te lo crees, echa un vistazo a Facebook y juzga tú mismo. Pero a pesar de eso, a pesar de que el mundo sigue girando, a pesar de que no quieres sumarte a su movimiento porque por algún motivo estás enfadado con él,te quedas aparte viéndole dar vueltas, con sensación de mareo y siguiéndole el ritmo con el pie. Y como un idiota miras embobado ese espectáculo ya sea a través de los transeúntes que te cruzas, de la televisión, de los libros o de una simple canción porque en el fondo te da envidia tanta energía. Pero no estás para nadie y prefieres ser un mero espectador, alguien que pase desapercibido pero que mantiene la esperanza de que algún alma caritativa le ofrezca su mano y le invite a bailar al compás del resto del mundo, a pesar de estar dentro de él aunque no te des cuenta.

IMG_9585

Observas y esperas…y sigues esperando, porque aunque es posible que nadie te invite al baile, también lo es que exista una mano que intente coger la tuya y que la rechaces con forzada amabilidad, porque sólo querías quedarte en casa y hacer lo que te viniera en gana como “televisear”, leer, cocinar, pintar o dormir…  algo que pudiera reconfortarte, algo que te aislara del mundo que no quieres ver y permanecer invisible para todos los demás; porque por mucho que te envidie ese ritmo…no estás para nadie y mucho menos para fingir que estás para algo.

Con suerte consigues estar sólo y cubrirte con la capa de invisibilidad. Sí, como la de Harry Potter. Pero paradojas de la vida, como sabes que el mundo continúa moviéndose, necesitas saber que está haciendo sin ti y hojeas los periódicos y te empapas de la mediocridad humana en forma de violencias e injusticias y con suerte de alguna que otra noticia agradable, y te echas en cara ¡Cómo es posible que estando el mundo como está, tú, que lo tienes todo, te sientas mal “porque sí”! y decides levantarte por inercia del sofá porque hace sol y ¡Cómo te vas a quedar en casa!, y sonreír al vecino cuyo perro se mea en el portal y desear en secreto que  una mano amiga te lleve en ese baile porque siempre fuiste un pésimo bailarín.

Sed buenos.

Danae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s