Pensamientos, insomnio y un peluche

Poco tengo yo que decir. Mejor dicho, poco se me ocurre qué decir. Tengo sueño. así de esta forma tan simple e infantil os lo digo. Si fuera un bebé estaría berreando desde la mañana hasta que mi madre me meciera entre sus brazos y me incitara al sueño. Pero ahora eso sería bastante raro, así que le doy al café.

El insomnio me ha estado pinchando con un palo estas últimas noches  impidiéndome el descanso y el porqué aún no lo sé. No sé porque le echo la culpa a él cuando puedo ser yo la que no concilie el sueño porque me maree de dar tantas vueltas, porque las cinco mantas que me cubren me aplasten contra el colchón o porque piense demasiado. Yo le digo a mis amigos que no duermo y ellos me dicen “no pienses tanto” y yo contesto “vale”. Y  ya está. No creo que no pensar sea una opción, de una forma u otra, todos pensamos, porque para eso existimos ¿o existimos porque pensamos? Algún día se lo preguntaré a Descartes.

Decía Gabriel García Márquez que no hay ningún lugar en la vida más triste que una cama vacía y esa puede ser perfectamente otra buena causa para que yo no duerma. Que me sienta sola a pesar de la compañía de mi perro de peluche. Y es posible también que dormir a mis 28 años con un peluche pueda ser aún más triste (aunque yo no lo crea) que meterme en mi cama vacía, pero en una cama individual dormir con alguien por mucho que le quieras…acaba mal y muy posiblemente con uno de sus ocupantes en el suelo. Las frases son preciosas pero la realidad es aplastante sobre todo para el que se cae de la cama.

No sé porque no duermo o duermo tan mal (según requiera la ocasión), pero si es cierto que es por pensar en exceso, el problema no acabará nunca, porque el cansancio extremo me convierte en una zombie que no puede pensar con claridad a lo largo del día, y es muy probable que eso mismo provoque que, de madrugada, mi cerebro quiera recuperar el tiempo perdido.

Así que siguiendo el consejo del gran García Márquez, No pases el tiempo con alguien que no esté dispuesto a pasarlo contigo, me voy a abrazar a mi perro-peluche que tanto cariño me da en mis noches en vela y que nunca se ha quejado por estar conmigo.

Sed buenos.

Danae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s