Un año de palabras contantes y sonantes

Llegó el día. 104 entradas publicadas (contando ésta) y un año. Ese es el tiempo que ha pasado desde que publiqué la primera. Un año de palabras con las que he querido decir mucho aunque a veces no llegara a nada.

El objetivo de la mayoría de mis textos es el escribir sin más, sin más estridencias. Unas veces para desahogarme, para compartir o simplemente por transmitir una emoción que necesita apoyarse en alguien más, da igual… una que sabe que nunca tendrá un Premio Cervantes en sus manos, sólo quiere escribir; escribir para sacar lo que tengo dentro, bueno o malo, guste o no.

Mi Sintintaenelboli ya tiene un añito, y aún recuerdo el miedo por mi falta de constancia, a eso de “no aguantaré ni dos meses”. Afortunadamente, y tal vez por mi “experiencia” de más de taitantos años como “escritora”  -sí, también cuento los garabatos infantiles que hacía en los libros de mi padre- , las ganas de (intentar) compartir lo que se me pasa por la cabeza se mantienen intactas. Por eso y por mi orgullo de “por mis narices que lo saco adelante” aunque la inspiración se entrecortara y las emociones colapsaran mi mente.

Hay quien dice que dos entradas por semana es demasiado.Otros me comentan que no, que es poco, que a ver si me espabilo. También los hay que opinan que a ver si le doy más a las redes sociales que las tengo un poco abandonadas…algo que puede ser verdad, dado que estamos en un mundo en el que el ser visible prima sobre todo lo demás, pero claro yo, con una timidez infantil aún latente, acentuada por las pocas ganas de escribir porque sí en un muro frío y poco atractivo que me pregunta qué he estado haciendo como si le importara algo… pues me cuesta un poco, para qué mentir.

Hoy si que no voy a extenderme, porque no puedo más que agradeceros a vosotros, los que me leéis y me apoyáis en esta aventura cotidiana, precisamente eso, que me leáis y me acompañéis en esta aventura cotidiana que muchos verán sólo como un blog más, pero que para mí ya es una forma de vida y hasta un apoyo si me apuráis. A los que no me leéis -lo cual poco importa porque obviamente esto no sabréis que os estoy hablando- o no os gusta lo que ven vuestros ojos, pues también daros las gracias ¡qué narices! y debería agradecéroslo más que a los demás porque sois la zancadilla que me impulsa a mejorar, a seguir esforzándome y a escribir mejor… y con estas ganas de seguir escribiendo, de continuar indagando por ahí a ver con qué me encuentro y compartirlo con vosotros, me despido.

Sed buenos

Danae

P.D: Sí, podía haber colgado la foto de un trozo de tarta con una vela, pero lo más parecido que tenía era un bizcocho de yogur y resulta que me lo he comido… eso sí, pensando en vosotros y en que a lo mejor debía haber hecho una foto como una de esas instagramer de moda…peeeero no tengo Instagram y sí apetito por lo dulce.

Anuncios

2 comentarios en “Un año de palabras contantes y sonantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s