Un fragmento, una verdad

Llevo varios días en los que la gripe -sí, los virus han decidido veranear en mi cuerpo- está haciendo conmigo lo que quiere. En este período como despojo humano poco puedo hacer, así que me dedico a revisar libros ya leídos en busca de ideas o frases que rescatar. Y así ha sido. He hojeado el libro Jane Eyre y me he detenido en la página 143 de “Jane Eyre”, en la cual he leído lo siguiente:

Resulta absurdo decir que la calma satisface a los seres humanos. En sus vidas debe haber acción, y si no la tienen, acabarán buscándola.

Millones de personas se ven condenadas a una vida más monótona que la mía, y son millones los que se rebelan en silencio contra ese destino. Nadie sabe cuántas rebeliones, al margen de las políticas, fermentan   en la masa de seres vivos que habita la tierra.Se supone que las mujeres aspiran a la calma, pero lo cierto es que mujeres y hombres comparten los mismos sentimientos. Ellas, al igual que sus hermanos, también necesitan ejercitar sus facultades y un campo donde poder concentrar sus esfuerzos. Las rígidas represiones y el estancamiento absoluto les causan el mismo sufrimiento que provocaría en los hombres, y resulta patético que esos compañeros más privilegiados las confinen en el hogar, a hornear pasteles o zurcir medias, a tocar    el piano o bordar bolsas. Es injusto criticarlas o reírse de sus empeños por llegar más allá, por aprender cosas que la costumbre les ha negado, tachándolas de innecesarias para las de su sexo.

Una mujer, Charlotte Brontë, que habla a través de una joven, Jane Eyre. Palabras sin exaltación, sin pasión dirían algunos, correctas, adecuadas pero lanzadas como dardos a través de un personaje que, aunque de apariencia débil, emana fuerza en cada sílaba de sus palabras.

Después de publicar la entrada apagaré el ordenador y no diré mucho más, ya me he permitido el lujo de poner en negrita una de, a mi parecer, las mejores frases de esa parte. No voy a decir mucho más, no sólo debido a mi penoso estado, sino porque cuando ya está todo dicho, no hace falta añadir más. Sólo quería compartir este fragmento porque lo merece: por su escritura sencilla sin florituras, por sus palabras directas, sin tapujos ni dobles sentidos. No hay afectación, sólo un pensamiento bien escrito, adelantado a su tiempo.

Sed buenos mientras me curo.

Danae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s