Cosas del directo

Los conciertos son algo maravilloso ¿verdad? Uno va, lo da todo, roza la afonía y vuelve a casa con ganas de más. Hacía casi dos años que no disfrutaba de uno y el domingo rompí esa mala racha. Me acerqué con mi amigo Luis a Torrelavega (Cantabria) a disfrutar de Los Secretos y Mclan y… la vida es maravillosa queridos niños, porque en cualquier lugar siempre hay idiotas que no dejan de sorprendernos. Y es que de la vida, como del cerdo, se aprovecha todo y aquí estoy yo para descuartizar la realidad con mis cuchillos afilados.

El concierto transcurrió con normalidad a pesar de la lluvia, que empezó con los primeros acordes de los teloneros. Transcurrió con normalidad hasta que, en la última parte del concierto,  unas niñas de unos ¿18 años? – a las que más adelante denominaré chupi pandi- con más cara que espalda y más postureo que la Obregón, se plantaron delante de nosotros. Personalmente les hubiera tirado mi cerveza encima y así evitar su pelo encrespado, el cual no dejaban de tocarse; pero como siempre me ha gustado observar, me limité a hacer lo propio mientras Mclan se preparaba a salir. Y el estudio sociológico concluyó como siempre “son idiotas pero es por la edad…esperemos que sea por eso”. Así que me dediqué a disfrutar del resto del concierto.

Ya en casa, con  esas ganas de más que comentaba al principio, y con la misma voz que la  del Gallo Claudio, comencé a reflexionar y, de nuevo, redacté una lista de…

Cosas que se hacen en un concierto y que NO consigo entender:

  1. Móvil aquí, móvil allá, “selfíate, selfíate”: los selfies, por favor, hacedlos con el escenario como elemento decorativo y no con mi cara de “no me jodas que voy a salir en vuestra foto”. Y sí, esto va dirigido a la chupi pandi, porque me vi obligada a  agacharme y esconderme detrás de la espalda de la que parecía la líder para no salir en el maldito selfie.
  2. El postureo excesivo: esto no es que no se deba hacer, es que es ridículo. Eso de estar en un sitio para hacerse la foto sin disfrutar del concierto (por el que encima se ha pagado)…pues como que no lo entiendo. Ya me perdonaréis pero he visto fotos de la chupi pandi (sí, es increíble lo pequeño que es el mundo en Instagram) ataviadas con el impermeable de plástico amarillo chillón  acompañadas de textos similares a “dándolo todo, a pesar de la lluvia” o “la lluvia no conseguirá pararnos”. Os diré una cosa, el postureo no es más que una mentira cochina tras otra, porque vi con mis propios ojos cómo, tras la foto, llegó la calma más absoluta, lo que nos lleva al  siguiente punto.
  3. ¡Qué alguien le ayude, se le han pegado los pies al suelo!: eso de ir a un concierto y estarse quieto, es algo que jamás entenderé. Hasta en los acústicosa mueves un pie para seguir el ritmo de la música, ¿Cómo puñetas puede quedarse alguien inmóvil?. Este punto está bien relacionado con el anterior porque, básicamente, uno se dedica a hacerse una foto pegando un brinco y…y YA. No se mueve más en todo el concierto, salvo para sacar el móvil y ver si tiene un whatsapp.
  4. Móvil aquí, móvil allá II: aviso a navegantes, un día me volveré loca y, de un manotazo, tiraré vuestro móvil al suelo; así, de repente y sin previo aviso. De las personas que posturean, “selfiean” y whatsappean lo que posturean y “selfiean”, llega ¡Oh me encanta esta canción, voy a poner el móvil bien alto para poder grabarlo mucho mejor!. Bien, llegado a este  punto diré que si quiero ver el concierto en una pantalla tengo varias opciones: disfrutarlo desde las pantallas que colocan a los lados del escenario o me voy a mi casa y lo veo en Youtube… tu móvil SOBRA, porque una cosa es hacer una foto y otra, mantener tu móvil en alto durante 5 minutos (olé tu aguante).
  5. No eres Mary Poppins, así que el paraguas en casa: Sí, llueve. Es el norte, siempre hay probabilidades de llover. ¿Qué te mojas? Claro, es lo que tiene el agua, que moja. ¿Qué no te gusta mojarte? Pues te quedas en casa. Mirad es algo muy sencillo. Resulta que si abrís vuestro majestuoso paraguas (No os creáis que hablo de esos paraguas plegables que caben en un bolso no, hablo de los que llevan la sombrilla que por la mañana colocaron en la playa), los que están más lejos del escenario no ven, pero no ven NADA, ya lo comprobé al ir al baño. Así que un poquito de respeto o sentido común, elegid lo que más os guste.

¿Y qué sacamos de todo esto niños? Pues que con tanto postureo y tanto móvil, disfrutamos a través de las pantallas y de enseñar a los demás lo que hacemos. Ahora, por desgracia, tenemos la terrible (y equivocada) sensación de que si no compartimos lo que hacemos, nuestras vivencias no existen. Vivir la vida en directo ya no está de moda, ahora lo mejor es poner una pantalla entre esa realidad y nosotros, no vayamos a interactuar con ella.

Quedáis avisados: El día que me vuelva loca, tú, persona que te llevas el móvil hasta para hacer pis, te quedarás sin tu preciado amigo. Ahí queda eso.

Sed buenos.

Danae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s