Vuelta y vuelta

La de vueltas que da la vida  y cómo nos marea la puñetera ¿verdad? Sí, de nuevo se ha llenado el blog de polvo, esta vez por una buena noticia: mi vuelta al mundo laboral.

**(Al final de la entrada podéis leer la nota aclaratoria del tachado tan poco estético que acabáis de leer)**

Y menos mal, porque comenzaba de nuevo al “hoy no estoy pa’ nadie, hoy estoy de vuelta, de vuelta de todo, de vuelta de nada…”, vamos apática y protagonista de una canción de Jarabe de PaloY con tanta vuelta, de nuevo me he sorprendido pronunciando la frase “un armario lleno de ropa y nada qué ponerme”-todo muy profundo y existencial, lo sé-…

armario

…porque, si bien es cierto que para este puesto necesito ser más “llámeme de usted” y menos “tengo sueño, hambre y no me hables que me desconcentras”, no creí que terminaría zambulléndome dentro del armario en busca de alguna prenda decente…Así que cuando me dí cuenta que no era posible aguantar demasiado la respiración dentro de ese agujero negro que tengo por armario, decidí que lo mejor era comprar unos pantalones que me hicieran un apaño.

Dejando de lado las tiendas de Inditex y similares porque, resumiendo mucho, no me gustan NADA, opté por entrar en aquellas cuyos escaparates ni miro, por miedo a que me cobren…Sí, me hago mayor y prefiero gastarme dinero en algo de calidad que en cervezas….

Entré en Purificación García, Adolfo Domínguez, U del mismo diseñador y…y ya porque las ganas de gastar eran escasas, eso y que con un pantalón y un jersey voy sobrada por el momento. Así que ,después de salir de estas tiendas, me vi a mí misma ocupando media calle por las bolsitas bien cerraditas y rígidas, imposibles de llevar sin arañar a alguien con el pico y… y de repente mi mente me imaginó así:

compras

Y la de asco que me produjo esa foto mental.  Porque volviendo al qué cosas tiene la vida, habrá quienes deseen ser así pero, sin embargo, a mí me produce urticaria pensar que puedo llegar a ESO. No sé muy bien porqué mi cerebro quiso tocarme las narices de esta manera, pero la realidad es que no pude más que sentir vergüenza por llevar bolsas rígidas que arañan piernas y con nombres de buenas marcas.

Una vez en casa, reflexioné sobre todo esto y me di cuenta que, más que pijas, las marcas algo más caras no dejan de ser tiendas de barrio, o me diréis que “Puri” García dista mucho de Loli, vale que la primera es tienda de ropa de calidad y, la segunda, una pescadería pero vamos, que por el nombre no se gana uno el estatus. ¿Entonces? ¿A qué vino todo este lío? Pues supongo que a la imagen que nos hacemos todos cuando pasamos por tienda de este estilo: pijoterismo, oseas y chihuahuas dentro de bolsos Louis Vuitton…así, alejándonos de los estereotipos.

Los diseñadores quisieron poner sus nombres a la ropa que diseñaban y lo hicieron pero ¿hay de verdad glamour en sus nombres?

-Oye, ¿vas a comprarte algo para el nuevo trabajo?-

-Pues sí hija, porque me queda todo grande-

-¿Adónde vas a ir?-

-Donde Puri y ¡U!-

-¡U! qué susto-

-No, no, que voy a la tienda U de Adolfo Domínguez-

-Aaaah vale-

-Y bolsos y eso ¿no te compras?-

-Pues no, tengo suficientes-

-Pues Paco Martínez tiene unos preciosos-

-¿Qué Paco Martínez? ¿Soria?-

-No, en Soria no sé si está la tienda

-¿Qué tienda?

La de Paco Martínez, tonta

Ah vale, había pensado en el actor

pijas
Jajaja, qué boba eres, tía

¿Veis? De glamour nada, lo único que conseguimos si ponemos acento pijo es parecer gilipollas, pero nada más. Así que si, salvo excepciones, eres como yo y no puedes comprar en tiendas buenas pero caras, piensa que éstas por muy altos que pongan sus precios seguirán sonando como las de tu barrio: da igual que vayas donde Puri, Adolfito, Óscar (de la Renta que no podemos pagar) o David Delfín…y da igual porque siempre podrás ir  a David Atún, Adolfo Pérez, Oscar del alquiler o similares…Será por tiendas con nombres de abuelos de Soria…

Sed buenos.

Danae

**Nota aclaratoria: Por desgracia, mi vuelta al mundo laboral ha sido bastante breve- eso me pasa por anunciarlo tan pronto y por titular la entrada “Vuelta y vuelta”, lección aprendida-,  me he dado una buena hostia -hablando pronto y mal- pero, como suele pasar, siempre se saca algo bueno -además de unos buenos pantalones-, se aprende algo más y se conoce a gente que merece la pena guardar en la agenda. Dicho esto, anuncio mi vuelta al mercado (laboral, que quede claro), así que…¡Hola! ¿Quieres ser mi jefe?.

Anuncios

Un comentario en “Vuelta y vuelta

  1. […] pudisteis leer en la anotación de la entrada Vuelta y vuelta,  mi regreso al mundo laboral ha sido más bien fugaz . Intentando tomármelo sin dramas (o por […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s