Inspecciona bien, maquíllate mejor

Supongo que, por estas fechas, uno abre una página  y espera leer acerca de la Navidad, pero no… hoy voy a hablar de otra cosa. Ayer, mientras correteaba jovial y feliz  por las calles de Internet, leí* que, en uno de los cursos de la Escuela de Inspección de Trabajo dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se había distribuido un manual de estilo en el que se incluía un apartado ideal para todo fashion victim “inspectoril”; manual que no ha gustado mucho por su carácter sexista, así que finalmente ha sido retirado. En resumen, ha habido quejas, el Ministerio se ha disculpado, le ha echado la culpa a la empresa encargada de redactar el manual y el responsable de ésta ha dicho que “mea culpa y que ni caso, que eso no iba para vosotros”o dicho de otro modo: ni Dios leyó el escrito y pasó lo que tenía que pasar…gambazo al canto como entrante para la comida de Navidad.

Hay que ponernos en situación: se trata de una Escuela para Inspectores en donde además de enseñar a “inspectorear”, también les dicen qué vestimenta es la más adecuada, no vaya a ser que se pongan la camisa hawaiana y la líen. Aquí el sentido común debería bastar pero, ya sabemos que es un bien escaso y, precisamente por eso, se fomentan los manuales obvios e insultantes a la inteligencia humana…de la misma forma que nos advierten que no hay que beber lejía porque seguro que algún tontaco le da un trago un día caluroso de verano y se muere, con esto estamos en las mismas, es probable que alguno piense que lo de la camisa hawaiana era una buena idea y no, así que mejor prevenir que curar ¿no? Vamos a admitir que necesitamos este tipo de documentos obvios pero ¿inofensivos ? ¡Já! Una cosa es aconsejar evitar prendas deportivas tipo chándal, pantalones cortos, bañadores (…) así como prendas que dejen al descubierto alguna parte de la ropa interior o tengan remiendos y otra que sugieran un “Ojito mujer con lo que te pones que tienes que dar una imagen profesional ” -y no de buscona, faltaría añadir-…y…erm…NO..

phoebe.jpg
¿CÓMO?

…porque el problema de los consejos de moda es que hay que saber cómo darlos. Está bien diferenciar entre hombres y mujeres, está claro que no vestimos de la misma forma, -no sé si alguno le ha dado por ponerse faldas lápiz pero aviso que acentúa las caderas-, pero sin pasarse; diferenciar no es discriminar, no es un tú si puedes y aquella no, porque queda feo oiga.

En la sección “Belleza” de este manual,  el hombre puede llevar perfume, preferiblemente de lavanda o madera- no me imagino yo a un hombre de 60 años en una perfumería preguntando a la dependienta si tiene algo olor madera…acabaría antes restregándose por el armario de su casa -pero  las mujeres no debemos recurrir a él si queremos que nos tomen por unas profesionales; obviamente  la falta de profesionalidad viene de ahí ¿verdad?El hombre no tiene ese problema, de hecho podría colgarse un ambientador de pino en el cuello y mantener su profesionalidad intacta…todo muy coherente, vaya. Con esto, ya os podéis hacer una idea de cómo es el resto. Pero sigamos…

Como la mujer debe proyectar una imagen elegante y conservadora, en la sección moda, apartado Consejos básicos sobre los colores, podemos informarnos acerca de cómo combinarlos: “Nena, ni se te ocurra mezclar cuadros con rayas, no seas loca”. También aconsejan los colores que mejor le va a nuestra figura, de modo que deberíamos huir del amarillo, rojo y blanco porque aumentan las proporciones. ¡Quién quiere comprarse la Vogue teniendo este manual a mano!

politic
¿Pilláis el concepto?

¡Ah pero no olvidéis mujeres! sí vosotras que vais alocadas sin mirar por donde pisáis, meter unos panties de repuesto en el bolso pero ni se os ocurra meterlo en uno de esos bolsos horribles que parecen piel pero no lo son porque el bolso, el cinturón y los zapatos deberán ser de piel y de diseño discreto -veganas, absteneos de optar al puesto de inspectora-.

Pero a pesar de todas estas lindezas,  reconozco que el apartado que más me  ha gustado es el de “maquillaje”, que resulta ser un recurso esencial para las mujeres de ciertos sectores organizacionales –como las dependientas de ciertas perfumerías- que han de mostrar una imagen cuidada y elegante –vale entonces esas no-. Dicho esto, el maquillaje ha de ser…

  • Discreto y natural: puertas, payasos y artistas del circo del Sol abstenerse
  • Jamás iremos a trabajar con la cara como si acabáramos de salir de la cama. ¡Estamos locas o qué! Quítate las marcas de la almohada por Dios ¡qué imagen! ¡! Qué falta de profesionalidad!
  • Es de pésimo gusto retocar el maquillaje o vestirse delante de los demás, aunque sean personas de confianza. NOTA mental: no volver a cambiarme de camisa en mitad de una reunión de negocios.
  • Ser prudentes a la hora de “repartir brochazos”. GRACIAS, de verdad. MUCHAS GRACIAS.

En resumen…

maquillaje
Así, no

Burradas hay muchas pero ya sería extenderme demasiado y creo que el concepto está claro. ¿Lección aprendida? Espero que sí, que la próxima vez que quieran formar a futuros inspectores  inspeccionen los textos porque el “yo no he sido” no cuela por mucho que la culpa no sea vuestra directamente. Así que niños recordad dos cosas:…LEED siempre y en cualquier contexto, que os salvará de más de un apuro y NUNCA echéis la culpa al otro, que queda muy feo.

Sed buenos.

Danae

*http://www.eldiario.es/economia/Empleo-desaconseja-inspectoras-perfume-perlas_0_465104244.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s