De una perfeccionista imperfecta

Llevo unos días que invierto más tiempo del habitual en fisgonear las publicaciones de Instagram. Y cuanto más tiempo estoy ahí, más reflexiono sobre todo lo que rodea esta Red. Resumiendo: que se nos ve a todos el plumero, que estamos muy obsesionados con alcanzar la perfección y que usamos la fotografía como herramienta para conseguir tal fin. Ale, ahí lo dejo.

Platos perfectos, músculos perfectos, culos donde deben estar, sonrisas sólo aptas para ver con gafas de sol, fotos (en su mayoría) perfectamente encuadradas, con los filtros adecuados y la luz idónea…pero ¡qué me estáis enseñando! Lo reconozco a mí todo tan bien colocadito me provoca cierto rechazo,  sin embargo no puedo dejar de mirar, me engancha ver cómo se esfuerzan por lograr el ideal perfecto. Qué aburrido ¿no? ¡Qué perfectos aparentes nos hemos vuelto todos! Menos mal que siempre hay alguno que muestra lo que realmente son…eso rebaja la  tontería ajena.

Los que me conocen pensarán: Pero esta tontaina qué dice, si es una perfeccionista de cuidado, y tendrán toda la razón, pero cuido que mi perfeccionismo  me afecte solo a mí – ¿lo consigo?- y, sobre todo, se quede en el ámbito de la escritura y lo laboral (ámbitos que, curiosamente, rara vez fotografío. El primero, porque fotografiar y escribir al mismo tiempo es complicado,y con respecto al segundo…estoy en paro, así que ahorro batería). Perfeccionista pero también amante de lo imperfecto…incongruencias de mi personalidad que le dan salero a mi vida ¡qué le voy  a hacer! Dejando claro este punto, continúo con lo mío.

Resulta que yo, la perfeccionista imperfecta, he venido aquí a reivindicar eso mismo, la imperfección o, lo que para mí viene siendo lo mismo: la naturalidad. ¿No os resulta la perfección un tanto artificial? A mí sí. ¿Sabéis lo más gracioso? Que como el concepto en sí es bastante subjetivo, nada ni nadie será realmente perfecto porque, como ya he dicho en otras ocasiones, para gustos los colores ¿y hacia dónde nos lleva esto? Pues que, como todo en esta vida, habrá quien le entusiasme la foto de tu hamburguesa de tofu y habrá quien no. Así que, como vaga ocasional, me parece un esfuerzo tonto y poco práctico.

¿Cómo llegamos entonces a esa naturalidad/imperfección perdida? Pues dejándonos de gilipolleces, y eso no es fácil. A mí muchas veces también se me olvida que iba a clase en chándal y con un moño alto para disimular el pelo sucio porque prefería estar 15 minutos más en la cama a ducharme. Se me olvida, e intento en vano que mi pelo no parezca que tenga vida propia, y lo intento porque llegamos a una edad en la cual parece que no se nos permiten esas cosas tan normales como ir un poco descuidadas -hablo en femenino porque he de reconocer que este tipo de presión nos pesa más a las mujeres, como si no tuviéramos suficientes problemas- porque el tiempo no nos da. Pero no es tan fácil ¿verdad? Sales a tomar un café con los amigos, sabes que es mejor que te maquilles, alguna foto caerá. Pero pasas de todo, hoy estás rebelde y atraviesas el umbral de la puerta con ojeras y a lo loco ¿algún problema? Tú ninguno, pero alguien te dirá que tienes mala cara e incluso te sugerirá que la próxima vez mejor te pongas un poco de antiojeras que ya verás cómo mejoras, porque con la cantidad de pontingues que hay en el mercado ya te vale salir así. Las ojeras son imperfecciones, dicen. No son preocupaciones, ni insomnios, ni noches largas de bares…son imperfecciones. Muestras tu lado malo, el que nadie quiere ver ¿cómo vas a salir en Instagram con esa jeta?  Da igual, tus amigos son comprensivos y se dan prisa en escribir alguien tiene mal día, jijiji. Jijiji, Gilipollas, piensas, pero qué más da.

En nuestra fijación por enseñar todo lo que hacemos y nuestra obsesión por mostrar lo perfecta que es nuestra vida, nos olvidamos realmente de lo que enseñamos. Nos gusta colgar fotos en las que estamos en una playa tocándonos la bandurria, me parece perfecto, pero  ¿es tan importante que salga cual postal de Benidorm? ¿No es la imperfección de la propia imagen  un reflejo de que estamos disfrutando porque preferimos invertir nuestro tiempo en tomar el sol o jugar a las palas o tomarnos unas birras en el bar que en repetir y retocar nuestras fotos hasta la saciedad? Ahí lo dejo.

En Instagram, hasta lo imperfecto roza la puñetera perfección. ¿Y qué pasa con esto? Pasa que me siento como la ojerosa que no se pone maquillaje: que me dicen que mis fotos están descentradas, ¡claro que lo están! Llevo tres bolsas en cada mano, una mochila y estoy haciendo equilibrios para que mis minúsculas manos logren hacer la foto con el móvil…todo esto sin que se me caiga nada. Pues sí, está descentrada ¿Y? Qué oscura te salió ¿Por qué no  la repetiste? Porque eran las 22:00, no tenía flash y me fui a mi casa porque tenía hambre ¿te sirve?

Así que sí, reivindico lo natural y lo imperfecto y ¿sabéis qué? Que canto a Patti Smith frente al espejo en bragas y calcetines mientras me seco el pelo a grito pelado; que, si quisiera, podría montar una papelería con todas las libretas y folios que se me acumulan sobre el escritorio, que  mis fotos son oscuras o muy claras o me salen movidas o descentradas porque lo único que me interesa es compartir algo que va a convertirse en recuerdo, tal y como yo lo veo. Y tal y como yo lo veo, eso no proviene del resultado de pasarse una hora buscando el ángulo, la luz y el encuadre perfecto. Y toda esta reivindicación viene de una perfeccionista que, si hace falta, retoca 100 veces los textos antes de publicarlos, pero que no consigue que su sudadera de estar por casa dure más de una hora limpia, porque de perfecta tengo más bien poco. Y de verdad, que me parece perfecto Instagram y sus fotos, pero no olvidemos, niños, que la vida está lleno de lamparones que también hay que aceptar sin miedo.

Sed buenos.

Danae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s