Una pieza sin puzzle

El mundo está lleno de piezas que parecen no encajar en ningún puzzle. Me refiero a esas personas que caminan un poco aparte de todo los demás, que sienten que no encajan al 100% en ningún lugar ni siquiera en su entorno más cercano. Aunque no os lo creáis, el mundo está lleno de estas personas y, sin embargo, siguen pareciéndonos unos bichos raros.

A mí me gusta observar a las personas y, por eso siempre cazo con facilidad a los que no encajan, por eso y porque pertenezco a ese grupo – no siempre, claro está, pero sí en numerosas ocasiones-. Yo soy una pieza huérfana como tantas otras y veo a muchos que también lo son y ni siquiera lo saben, puede que  porque estén tan acostumbrados que piensen que eso es lo normal, puede que porque no le den mayor importancia o, simplemente, porque

asumir que no encajas en un grupo es como decirte a ti mismo: aquí no pegas, eres raro. Y eso es difícil de digerir.

Qué queréis que os diga, cada vez dudo más de que la gente sepa realmente lo que significa ser un bicho raro, porque  si serlo significa no encajar con el estilo de vida de quienes nos rodean, todos, tarde o temprano, llegaremos a serlo ¿Qué ocurre entonces? Que por miedo a no serlo no salimos de nuestro entorno, nos rodeamos de lo que conocemos y no choca con nuestras ideas y, de esta manera, nuestra mente se cierra cada vez más.

garagemag.jpg
Fuente: garagemag.com

Siempre que veo una “pieza” que no encaja  me pregunto por qué estará tan despegada de los demás: ¿Ha sido una acción premeditada o forzada?  ¿es posible que no esté a gusto? ¿solo tiene un mal día? ¿le apetecerá estar solo? ¿No se siente cómodo con esa gente? Pregunto mucho porque no son pocos los que buscan el reconocimiento del grupo y optan por seguir la corriente. Esto sucede en todas las etapas, es más notable en la niñez y adolescencia, pero también en la etapa adulta, lo que ocurre es que con la edad aprendemos a fingir mejor.

¿Pero qué pasa cuando uno decide dejar de fingir y no seguir la corriente?

Pasa que comienzan a llamarte raro ¿verdad? Porque cuando no es uno el que está en el punto de mira se vuelve un público cruel y crítico con todo aquello que no encaje con él.  Hay quien dirá con rotundidad que si alguien no está a gusto, para qué queda con esa gente que tan incómodo le hace sentir. No es tan sencillo porque las personas, como las piezas de puzzle, nos esforzamos por acoplarnos en un sitio, aunque no sea el nuestro, ya que al igual que esas piezas, nos presionan hasta conseguir encajar en el lugar (in)correcto sin importar las heridas que tanto golpe puede causar. ¿Y sabéis por qué pasa esto? Porque cuando uno siente que no encaja es habitual sentirse un bicho raro, porque si todos se lo pasan bien menos tú algo falla y, el primer pensamiento es que el error es tuyo, puesto que eres el único que no disfrutas.

lena

¿Consecuencia? Que te sientes culpable por no ser tú el que se integra, porque los demás se lo pasan bien mientras tú oyes cómo una vocecita te recrimina que te tenías que haber quedado en casa y ver esa peli que querías ver pero eso es raro ¿verdad? Pues no, no es raro, a eso se le llama diferencia de caracteres, lo que ocurre es que

es más fácil coger nuestra pistola de etiquetar y disparar sobre quienes no son como nosotros que asumir que cada persona es diferente.

A mí me han llamado rara muchas veces y la razón que me han dado es que no hago “lo normal”  y esa, niños, es una explicación que me niego a aceptar. Entre otras cosas porque me parece una soberana absurdidad. Todos vamos a hacer siempre algo que otros verán como extraño. Y hacerlo, al contrario de lo que muchos piensan, no significa que se busque destacar o que seamos unos raros, simplemente es un rasgo que nos define como humanos, que pensamos y sentimos de forma diferente. Si todos actuáramos igual, si todos buscáramos ser como el vecino para no destacar, para que no se metan con nosotros, para no sentirnos bichos raros que no consiguen encajar en ninguna parte, entonces lo único que buscamos es ser autómatas. Y lo siento mucho, pero por ahí no paso.

Sed buenos.

Danae.

Anuncios

2 comentarios en “Una pieza sin puzzle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s