Idealizar como deporte de riesgo

He estado pensando en cómo es esto de la idealizar ¿eh? Nosotros, pequeños seres diminutos que ni pinchamos ni cortamos más allá de nuestro círculo, vamos y escogemos a otros pequeños seres y los convertimos en algo grande así sin más, sin ni siquiera tomar un café entre medias.

El ser humano tiende a idealizar, no lo dice ningún estudio -por lo menos no sé de ninguno-, lo digo yo. Es la única forma de explicar porqué convertimos en mitos a personas como nosotros y en dioses a individuos de los que apenas sabemos su nombre de pila real.

Cuando alguien nos gusta lo vemos más que nosotros. Es inevitable. Famoso o de estar por casa, es encontrar  a una persona que nos atrae y montarnos nuestra propia película.

Uno conoce a alguien y, antes de indagar en su personalidad, ya le hemos encasquetado una serie de características, creando al ser que nos gustaría conocer. ¿Qué ocurre con esto? Que te das de bruces contra la realidad. Porque, básicamente, lo que va a suceder es que esa persona no sea suficientemente buena para ti. Sea como sea, el perfil es tan irreal que nunca vas a conseguir a nadie así. Por otro lado, si alcanza ese listón tan alto pensarás Algo malo tendrá, sí, somos así. No lo niegues. O, por el contrario, puedes pensar que es tan perfecta que puede darte más de lo que crees: inseguridad. Porque tú, querido niño, no lo eres, porque resulta que eres humano y los humanos no somos perfectos. Resumiendo, que estás jodido.

Imaginarte antes de la primera cita a una futura pareja con la que ya te ves viviendo felices y a la que ves preparándote un café delicioso en una cabaña de madera preciosa perdida por el monte -a pesar de que eres más de ciudad que los rascacielos, tú te imaginas en una cabaña, claro que sí-. Si acabas de cambiar de trabajo o de ciudad ya estás fantaseando con ese compañero que tan  bien te ha caído y con quien ya te has imaginado desde el primer minuto  yendo de cañas y a las mejores fiestas. Es inevitable. Somos masoquistas.

Claro está que esto no sucede solo con la gente que nos rodea, también hacemos lo propio con aquella a la que nunca llegaremos a conocer, actores y actrices por los que babeamos y con los que desearías tener un hijo, a pesar de que a ti los críos nos te gustan un pelo. O esos cantantes que solo con un movimiento de caderas ya nos lo imaginamos como personas fogosas pero sensibles a la par que buenos cocineros y grandísimas personas. No falla. Nadie quiere un cabrón como pareja, para algo más efímero puede, pero para convertirlo en tu pareja ficticia ha de ser mucho más, de hecho ha de ser TODO. Precisamente por eso dicen que es mejor no conocer a nuestros ídolos porque de lo que pensamos a lo que es hay mucha más distancia de la que nos gustaría.

Pero dejando de lado relaciones imaginarias, eso de colocar en un altar a nuestro actor/escritor/cantante/poeta/loqueseosocurra -que conste que aquí incluyo a hombre y mujer, si me pongo exquisita con esto puede salir un post demasiado largo-, tiene un lado tremendamente negativo -además de saber que lo ideal y lo real toman caminos opuestos- y es que esas personas a las que hemos convertido en Dioses del Olimpo son mortales. Vamos, que se mueren. Y lo que ocurre con esto es que cuando uno de nuestros ídolos se muere nos cogemos un berrinche de agárrate y no te menees, porque resulta que, como tú y como yo, esas personas enferman y se mueren de viejos.

Repito, lo enfoquemos como lo enfoquemos, idealizar a una persona conlleva una hostia segura.  Ahora sería un buen momento para decir que lo mejor es disfrutar de lo que nos rodea y no pensar tanto en lo que no tenemos pero, sinceramente, a mí es que me gusta mucho idealizar, gracias a ello he vivido las mayores historias de amor jamás contadas.

Sed buenos.

Danae.

Anuncios

2 comentarios en “Idealizar como deporte de riesgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s