Injusticias cotidianas

¿Os acordáis de aquel post en el que hablaba sobre el poder de las palabras? Me acordé de aquello  el otro día al ver (otra vez) la serie Mad men, cuando una de las protagonistas dijo algo que llevaba rumiando yo desde hace meses y que todos hemos pensando en alguna ocasión.

I don´t understand. I try to do my job. I follow the rules and people hate me. Innocent people get hurt, and, and other people, people who are not good, get to walk around doing anything they want. It´s not fair.


No entiendo. Trato de hacer mi trabajo. Sigo las reglas y la gente me odia. La gente inocente se lastima, y, y otras personas, las personas que no son buenas, pueden pasear haciendo lo que quieran. No es justo.

Peggy Olson 

Día a día vemos injusticias, forman parte de nuestra rutina, así que la mayoría de las veces no les hacemos ni caso. Porque no somos niños ¿Verdad? No somos unos niños que gritamos un ¡Pero no es justo! No, somos personas adultas que aceptamos las injusticias porque la cosa está así. Hemos normalizado algo que no deberíamos, una pena. Por otro lado, si no lo hiciéramos no aguantaríamos la presión y nos estallaría la cabeza. Una mierda, para qué mentir.

No siempre manifestamos nuestra posición sobre ciertas posturas porque podemos quedar como ingenuos o peor, nos pueden decir que nos lo tomamos demasiado a pecho aunque tengamos razón. Claro, te lo tomas a pecho porque no aceptas la injusticia. Sabemos  que hay quien consigue lo que quiere sin importar a quien se lleva por delante, personas que creen que gozan de la verdad absoluta o que entran por enchufe echando por tierra los esfuerzos y méritos de los demás …y si te rebelas contra eso, si reaccionas poniendo el grito en el cielo, recibirás como respuesta un Sí está mal pero es lo que hay, no te pongas así. Y eso molesta aún más ¿verdad?

Por eso, cuando oí a Peggy Olson decir eso, me consoló un poquito, porque veo que alguien que lo pasa tan mal como yo por las injusticias. Consuela, porque te sientes menos solo, más comprendido entre tanto cinismo. Sé que es un personaje de ficción, pero soy de las que piensa que lo que se escribe para una ficción es porque en algún momento de la vida alguien se ha sentido así. No es más que poner los sentimientos de uno en otro, la jugada perfecta. Nadie sabrá que te has sentido así en alguna ocasión, ni que has “usado a otro” para gritar que la vida NO ES JUSTA.

Han sido varias veces las que he visto cómo un minuto de una serie o película describía cómo me sentía, sin que yo le dijera nada -qué cosas-. Pero he escogido esta frase, porque dado que mi nivel de aguante se ha visto sobrepasado en los últimos tiempos, dado que me esfuerzo tanto para que otros se lleven un reconocimiento que no se merecen, y Peggy Olson lo refleja a la perfección.

Puede que yo, la defensora de las causas perdidas, lo pase tan mal por la sencilla razón de que no me da la real gana de convertirme en una de esas personas que tanto detesto. Así que visto lo visto, parece que por el momento,  refugiarse en personajes de ficción es la mejor pomada para atenuar el escozor que provoca la realidad. Ojo que tampoco hay que ser una avestruz, esconder la cabeza y ¡ale! que el mundo siga girando sin mí. Pero sí que es cierto que, a veces, estos pequeños apoyos ayudan a no sentirse tan ridículamente diminuto ante la injusticia cotidiana.

Sed buenos.

Danae

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s