Lo que me queda por leer

No tenía pensado escribir nada para el Día del Libro, ya sabéis que yo amo a los libros por encima de todas las cosas así que no veía porqué hacerlo. Sin embargo, -siempre hay uno- y a pesar de que todos esos textos que tengo a medio terminar me miren con mala cara por no ponerles de una vez el maldito punto final -sé que me odian por tanta espera-, he decidido homenajear a ese preciado objeto, porque hoy es su día y creo que se lo merece.

No voy a recomendar ningún libro, porque si seguís mi Instagram sabrán que solo menciono aquellos que, desde mi punto de vista, merecen la pena leer como Croma, Jane Eyre  o cualquiera de los de mi amada Elvira Lindo -entre otros tantos-. Por eso he decidido compartir con vosotros  los que me gustaría leer, no me refiero a aquellos que he ido comprando por diferentes motivos y que se han convertido en los veteranos de lista de pendientes en donde los pobres van cogiendo polvo porque no encuentro el tiempo para leerlos. No, hablo de aquellos en los que realmente pienso y digo Tú serás el siguiente. Es por ellos por los que me animo a leer más de lo que hago y saco huecos en donde antes solo había un Voy a mirar el móvil.  Es por ellos por los que leo mientras espero al autobús, en las salas de espera, mientras espero que venga un amigo…esas esperas las convierto en palabras porque por la noche la (des)concentración y el cansancio me lo impide.

No me quiero liar más, así que allá voy:

M Train

Es Patti Smith, no me hace falta más. Amo a esta mujer, sus canciones, sus poemas, sus libros, la sencillez con la que expresa los sentimientos más profundos. Sí, soy subjetiva, pero es que ella es Patti Smith.

La historia interminable

Algunos os echaréis las manos a la cabeza al leer esto. ¿Cómo? ¿No has leído “La historia interminable”? ¡A la hoguera!  Tenéis toda la razón. Sin embargo tengo una historia que recuerdo con mucho cariño relacionada con este libro. Cuando era pequeña, solía ponerme enferma bastante a menudo y mi falta de sueño -ya apuntaba maneras con el insomnio-  provocaba que me picaran los ojos de forma habitual. Así que con este cóctel explosivo yo, que leía bastante, lo pasaba realmente mal. Vi un libro que tenía una parte escrita con las letras de color granate y la otra mitad del libro en verde y le dije a mi madre que quería leerlo. Ese libro era La historia interminable. Como andaba bastante jodida y no podía leer ni una sola página sin que mis ojos lloraran a mares, me tumbaba con mi madre en su cama y me leía el libro. Poco a poco. Hasta no hace mucho mi recuerdo me hizocreer que me lo leyó al completo, pero el sentido común me advirtió de que eso era bastante improbable. Si lo “leí” o no, lo ignoro solo sé que por las circunstancias, cogí bastante cariño a ese libro. La cuestión es que hace unos días comencé a leer La prisión de la libertad del gran Michael Ende, cuyos cuentos me han acompañado toda mi vida, y he recordado lo mucho que me gustaba el autor. Por todo esto, lo incluyo a la lista a incluirlo en esta lista.

Cómo ser Bill Murray

No está escrito por Bill Murray porque él no necesita escribir nada de eso, fascina tanto que ya lo escriben por él. Así que, al igual que Patti, él es Bill y todo lo que tenga que ver con él me parece bien.

Alicia en el País de las maravillas

Vas leyendo frases por Internet y te dices necesito meterlas en contexto porque dice cosas más que interesantes. Y ya está. Por eso, lo incluyo aquí.

Aquí tengo que añadir Algún día no es un día de la semana y  Tercero sin ascensorLibros pertenecientes a quienes fueron mis compañeras en Weloversize y que sin duda leeré porque, conociendo su estilo y su forma de ver la vida, merece ser leído.

Me dejo muchos libros y autores en el tintero -Virginia Wolf, Agatha Christie ¡No me olvido de vosotras!-, pero voy a dejarlo así, porque si no me agobio y leer no debe producir agobio. Pero tampoco os voy  a mentir, son muchos los libros que me quedan por leer, demasiados diría yo, sumando aquellos que nunca serán leídos por falta de tiempo, ganas o lo que se os ocurra. Ante esto, queridos libros que nunca leeré, quiero decirlos que, aunque no sepa de vuestra existencia, aunque nunca llegue a conoceros, estoy segura de que tendréis un lugar especial en la librería de una de esas millones de personas que tampoco conozco.

Hoy es, sin duda, un día idóneo para brindar por todos esas historias que nos quedan por leer y recordar a aquellos que nos dejaron huella.

Sed buenos.

Danae

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s