Páginas de cortesía

Así se llaman esas páginas en blanco  que separan el bloque de texto de las hojas de guarda (esas que sirven para ocultar las partes menos estéticas de la encuadernación)*.

Qué detalle, joder. Hojas de cortesía o de respeto, así son los libros de generosos que, además de ofrecernos sus historias, nos dejan un hueco para nosotros, para que contemos lo que nos dé la gana y terminemos formando parte de la historia.

Hay amantes de los libros que guardan sus libros impolutos, igual que el primer día, como si estuvieran en una urna de cristal. Libros cuyas hojas de cortesía continúan tan blancas como el primer día. Yo, como ya he dejado claro en otras ocasiones, no pertenezco a ese grupo. Tengo que interactuar con el libro, hablarle, preguntarle y señalar lo que me llama la atención; y he utilizado en numerosas ocasiones,  esos espacios vacíos del principio o final para escribir alguna idea o reflexión que me ha surgido al leer el texto. Sé que mi forma de tratar a los libros pondría de los nervios a más de uno, pero siempre he pensado que los libros hay que vivirlos, y yo los vivo de esta manera.

IMG_20170709_123158.jpg

Si me dejo llevar por la cursilería que me invade hoy, diría que estas páginas nos ofrecen una oportunidad: Una oportunidad de conocer el pasado del libro si lo hemos comprado en una tienda de segunda mano; de escribir nuestro nombre y la fecha en la que lo compramos y convertirlo, desde ese momento, en algo nuestro. Esas páginas en blanco pueden ser nuestra única oportunidad de dedicarle el libro a ese alguien que tanto nos importa. Ese espacio es una oportunidad de escribir unas palabras en ese libro que nos hubiera gustado escribir a nosotros, de anotar nuestras impresiones sobre él, de garabatearlo porque no sabemos expresar lo que queremos de otra manera… nuestra oportunidad de comunicarnos con el libro y decirle: Joder macho, me he enamorado de ti.

En fin, estas hojas nos dan la oportunidad de convertir un libro corriente, uno más entre un millón, en único. Una vez escrito, ya no habrá ninguno como él.

Sed buenos

Danae

*Podéis leer el artículo aquí

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s