Qué bonito sería si…

Me he puesto a pensar sobre el amor. Así de repente. No es que me haya dado por recordar mis grandes amores, porque yo de eso no he tenido. Tampoco me ha entrado la prisa por encontrar un novio que me lleve a la bahía y me diga que guapa soy y que tipo tengo. No, simplemente me he puesto a pensar en el amor, así sin más. Y, obviamente, no he llegado a nada porque el amor, como bien sabemos todos (o deberíamos saber) no se piensa, sino que se siente.

Y a veces uno echa de menos eso de querer a alguien ¿verdad? Más allá de la familia y los amigos, uno piensa Jo, qué bonito sería si… Pero ya hemos aprendido que desear a lo loco no sirve de nada y que, además hay que tener cuidado con eso, no vaya a ser que se cumpla y se fastidie la cosa.

Pero Jopeeee yo quiero querer un poco y vivir una historia de amor digna de ser contada, dice una vocecilla infantil en mi interior. Yo también, piensa mi yo adulto,  sin final trágico a ser posible, que no todas queremos ser Julieta. Y es que resulta que aunque tengamos una familia maravillosa y unos amigos a los cuales queramos, no es suficiente ¿verdad? Porque nunca lo es, porque somos unos malditos inconformistas y lo queremos, y aunque uno se sienta a gusto consigo mismo y con lo que le rodea, a veces después de escuchar una canción o ver o una película o leer un libro, uno suspira y suelta un Jo que bonito sería si…

Resultado de imagen de begin again

Y en esta tesitura uno comienza a querer tener a alguien a su lado, pero claro no sirve con sentarse en un banco junto a una persona que te parece mona y mucho menos ir a una cafetería y sentarse en una mesa en donde ya está ocupada por un desconocido. No nos engañemos quedaría raro. La opción de ir chillando a grito pelado que regalas amor tampoco es recomendable, así que solo te queda esperar. Porque dicen que el amor es algo que surge cuando menos te lo esperas y por eso te pones a buscar todos esos objetos que perdiste y nunca encontraste, porque también dicen que si buscas otra cosa aparece lo que realmente quieres encontrar. Y quién sabe, a lo mejor surge el amor debajo de la cama , envuelto para regalo y cubierto de polvo y pelusas. Pero no, eso tampoco va así, aunque no pasa nada por probar.

Claro y una reflexiona acerca del amor y no sabe qué pensar, porque ya hemos dicho que el amor no se piensa. Y en este momento uno se da cuenta que ha entrado en un bucle del que difícilmente va a poder salir.

Pero qué narices, a una pues le gustaría decirle a alguien eso que cantaban The Kinks:

So I Will follow you wherever you go if you offered hand is still open to me.

Stanger on this road we are on ,

we are not two we are one

Porque es bonito y ya está, aunque solo se trate de una canción. Porque hay melodías bonitas y hay historias que uno quiere vivir aunque duren poco más de tres minutos. Por que el amor no se piensa, pero sí que se canta y se lee y se siente igual que si uno lo viviera en sus carnes. Que aquí el que no se consuela es porque no quiere, al fin y al cabo, todas esas historias de amor son la última esperanza de quienes no tenemos a nadie a nuestro lado a quien poder decir que no somos dos, somos uno solo.

Sed buenos

Danae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s