Querida gente guapa

Sé que no tenéis tiempo para gente como yo, pero quería dedicaros unas palabras:

Mis amigos guapos, yo tengo mi celulitis, mis estrías y mi recién estrenado acné juvenil a la tierna edad de 31 años. Me trabo al hablar y la mitad de las veces digo lo que no quiero por mi manía de no pensar demasiado lo que sale por mi boca, No soy cool ni perfecta, puede que por eso mismo no me meta con nadie, ni humille a quienes son diferentes a mí. Vosotros lo hacéis porque no sufrís los “problemas” mundanos, vuestra piel perfecta y vuestro cuerpo atlético os impide ser empáticos. Os comprendo. Tiene que ser difícil ser vosotros y aguantar tanta fealdad y necedad.

Imagen relacionada

Vosotros, los que estáis detrás de esos avatares que no os definen, los que os ocultáis bajo la sombra del anonimato, sé que no lo hacéis por cobardía sino no queréis hacernos sentir pequeños. Vosotros, los guapos, criticáis hasta abrir una herida lo suficientemente grande cuya cicatriz que nos recuerde que no somos perfectos, y que espabilemos y no nos durmamos en los laureles.  Lo hacéis por nuestro bien, lo sé, pero no estamos preparados para tanta sinceridad.

Soy plenamente consciente de que sois los que manejáis el cotarro de muchas revistas y programas de televisión. Que os contratan a vosotras, gente guapa, las que gozáis de culos sin celulitis, de cuerpos estupendos, de abdominales marcados y barbas bien recortadas, porque sois las únicas con derecho a señalar las imperfecciones ajenas.

Resultado de imagen de mean girls gif

Vosotros, tan perfectos, a los que el universo quiere tanto que cuando llueve un campo de fuerza invisible os cubre para que vuestro precioso pelo no sufra encrespamiento, sois los encargados de señalar con el dedo a los imperfectos, a los famosos que van de guay y, sin embargo, tienen pieles flácidas y pelos desastrosos. Pero ¿de qué va esta gente? ¿Cómo osan ir de cool cuando apestan? Si yo lo entiendo. Porque en el fondo, ellos son como nosotros, gente normal con sus defectos.

Lo entiendo. La imperfección es una forma de debilidad y vosotros, tan inteligentes y guapos y bien formados no podéis soportarlo. Soy consciente de que vuestra grandeza nos hace pequeños, que nuestras canas en nuestros encrespados pelos os ponen de los nervios pero ¡oh señores de la perfección absoluta! lo que quiero deciros con tanta palabrería es que tengáis compasión de nosotros, los mortales imperfectos, porque las palabras duelen, porque las jodidas no sabéis lo profundo que se llegan a clavar.

Gracias.

Sed buenos.

Danae

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s