A cero

Bueno niños, estrenamos nuevo mes. Qué bien ¿eh? Yo encantada claro, a ver si el frío se acerca y esas cosas que tanto nos gustan a los que huimos del calor.

Tiene su gracia esto de empezar un nuevo mes. Siempre igual, ya deberíamos estar acostumbrados, no debería ser nada especial pero hay una ilusión tímida, apenas perceptible cuando toca pasar la hoja del calendario. ¿No la sientes? Es un leve cosquilleo en la boca del estómago y un sinfín de intenciones que se agolpan atropelladamente pero sin molestar a nadie.

¿Estamos a un paso de realizar el viaje que planeamos? ¿Se acerca el frío que tanto nos gusta? ¿Nuevos proyectos? ¿Nos alejamos un mes más de aquello que nos sucedió y queremos dejar atrás? ¿Queda menos para una fecha especial?  O no, tal vez deseas volver al punto de partida (¿o es de salida?), ese en donde muchos ven  la luz al final del túnel: el verano, el calor, las vacaciones, el tocarse las narices y no hacer absolutamente nada. Cada uno se aferra a lo que quiere, ¡faltaría más! y de esta manera, mientras nuestra cabeza viaja a mil por hora planeando lo que le venga en gana, los días corren casi sin darnos cuenta, en especial para los que olvidan arrancar las hojas del calendario y aún viven en febrero. No pasa nada, no se lo diremos a nadie.

Es octubre. Es domingo. Los pensamientos fluyen bajo un cielo plomizo, las ideas vuelan alborotadas. El cronómetro vuelve a ponerse a 0. Nuevo mes. Preparados. Listos ¡YA!

 

robert doisneau
Fotografía: Robert Doisneau

Sed buenos

Danae

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s